Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Servicios Sociales

Más de 2.600 niños y niñas están en lista de espera para Atención Temprana

Los profesionales piden mejores ratios y más centros en una protesta simultánea en Castelló y València | Igualdad ha duplicado el número de plazas y centros desde 2015, pero pese a esto denuncian que el aumento de la demanda es mayor

Trabajadoras de atención temprana protestan frente a la conselleria de Igualdad en València. Levante-EMV

Los trabajadores de los Centros de Atención Temprana (CAT) se han echado a la calle este miércoles en las sedes de Igualdad de València y Castelló. Reclaman mejores ratios y más centros para tratar a niños y niñas de cero a seis años con trastornos del desarrollo, pero sobre todo que la conselleria revise una normativa aprobada el pasado mes de julio que, consideran, les impone una carga de trabajo que no pueden asumir. 

En estos momentos hay 2.656 niños y niñas en lista de espera para un centro de atención temprana según fuentes de Igualdad. Y aunque la cifra es elevada cabe decir que conselleria ha aumentado, y mucho, el número de centros y de plazas desde que asumió la gestión. En 2015 eran 35 CAT y 1.476 trabajadores, y en 2021 han crecido hasta los 60 centros y los 3.296 trabajadores. Más del doble desde que llegó el Botànic

La mayoría de estas niñas y niños en la lista de espera están en València (1.251), también hay 1.133 en la provincia de Alicante y 272 en Castelló. Aunque no significa que todos estos menores tengan algún tipo de trastorno, conselleria matiza que "un número importante son derivaciones de pediatría ante la sospecha de un desarrollo evolutivo problemático. Por ejemplo, los hermanos de un TEA (Trastorno del Espectro Autista) son derivados de forma automática".

Pese a este gran aumento, los trabajadores convocados por CC OO y UGT denuncian que el protocolo de derivación de Igualdad les supone mucha carga de trabajo y reclaman mejores ratios y más centros. Pero sobre todo, como señala María Navarro, responsable de Política Social de UGT Serveis públics, critican la nueva normativa que impone un número de atenciones mínimo a lo largo del año, y la necesidad de recuperarlas en las horas de atención indirecta (realización de informes, coordinación con los coles, visitas de los padres, etc).

Varias trabajadoras de centros de atención temprana durante la protesta en frente a la sede de Igualdad. Levante-EMV

Salvador Moya, representante de CC OO, opina que “esta decisión quita autonomía a los trabajadores para organizar sus atenciones y el calendario como quieran y necesiten los niños”. La decisión de Igualdad, que tiene el objetivo de aligerar la lista de espera, no ha gustado entre los profesionales.

Isabel Blanes, presidenta de la Asociación de Profesionales de Atención Temprana (AVAP), reconoce que “con este gobierno se han hecho muchísimos avances, pero creemos que esta normativa va en contra de la calidad del servicio”. Añade que “hay muchas sesiones que no podremos recuperar luego con el tiempo, porque los niños faltan y ya tenemos unas ratios apretadas”, explica.

Decreto a la espera

Conselleria explica que está a la espera de aprobar el decreto de atención temprana que convierta este servicio en universal, para que lo presten tanto Igualdad, como Educación y Sanidad. El departamento dirigido por Aitana Mas ya tiene el dinero reservado pero todavía no se ha desatascado el texto. Según Igualdad, este decreto permitiría "reducir las listas de espera, valorar mejor las necesidades de los niños y tener seguimientos".

Esta situación, en realidad, no tiene por qué ser negativa. Se atienden a muchísimos más niños y niñas que en la anterior etapa del Partido Popular. Igualdad explica que ha atendido a 6.055 niños y niñas en total; 2.489 han sido en Alicante, 759 en Castelló y 2.807 en la provincia de València. “Antes solo se derivaban a los niños que ya estaban muy afectados, con el nuevo protocolo de Igualdad se deriva a muchas más personas y la atención es más precoz, pero nos falta personal porque la demanda ha crecido muchísimo”, explica Blanes. 

Uno de los problemas es que "el protocolo de derivación de pediatría funciona mucho mejor, pero la realidad es que el sistema no estaba preparado para atender a tantos nenes", dice Blanes. En concreto, según la trabajadora, uno de cada diez niños y niñas valencianos necesitarán atención temprana a lo largo de su infancia.

La directora general de Diversidad Funcional y Salud Mental de conselleria de Igualdad, Elena Albert, defiende la nueva normativa y explica que "se establece, para las nuevas solicitudes, una sesión de carácter semanal", pero después los profesionales podrán elegir la intensidad del tratamiento y las sesiones en función de lo que el niño necesite.

Para Igualdad esta nueva normativa "garantiza un mejor control del número de atenciones", y además -según Albert- las entidades y CAT "tendrán que presentar mensualmente, por vía telemática o por medios electrónicos y debidamente firmada, una ficha con la relación de personas atendidas y con el número de sesiones recibidas por cada niña y niño y su familia durante el mes".

La norma también regula la "teleintervención" (consulta online) y recuerda que "no puede ni debe considerarse como una alternativa sustituta de la atención presencial". Por ello Albert recuerda que "los CAT deben justificar el motivo por el que se opta por la modalidad de la atención telemática sobre la presencial".

Compartir el artículo

stats