50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pobreza energética

La Generalitat no pidió el dinero al Gobierno para el bono social térmico de 2020

El Consell modificará los presupuestos para pagar los 20 millones que no recibieron y compensar así a los 161.000 valencianos que se quedaron sin ayudas

Una vecina de València que no recibe el bono social de la luz ni el térmico GERMAN CABALLERO

La Generalitat Valenciana no pidió el dinero al Gobierno para el bono social térmico de 2020. Así lo asegura la investigación realizada por el Síndic de Greuges, que afirma que el Consell no gestionó las ayudas cuando debía hacerlo por el descontrol que había en la administración. Esta decisión ha afectado a 161.000 valencianos, que se han quedado sin cobrar la subvención.

La administración valenciana asegura que va a modificar los presupuestos de este año para pagar esas ayudas a la calefacción que no se dieron hace dos. Se trata de unos 20 millones de euros que saldrán de las arcas valencianas, a falta del dinero estatal que piensan reclamar.

Esta ayuda ha sido una pelota que ha saltado de organismo a organismo de la Generalitat Valenciana desde que existe. Según la respuesta del Consell al Síndic de Greuges, el año 2020 fue el primero en que el dinero se transfería a las autonomías para su gestión, pero ese año el Tribunal Constitucional dictó varias sentencias sobre la ayuda que retrasaron su tramitación. Al final, el embrollo judicial "condicionaron el inicio de los trámites para la asunción de competencias por parte de la Generalitat".

Conselleria de Igualdad asegura al Síndic en una de sus respuestas que en 2020 "todavía no se había designado el órgano competente para la gestión y pago de este bono", es decir, que nadie en la administración sabía quién tenía que pedir los fondos.

Es más, fuentes de la Generalitat aseguran que el Consell ha estado a punto de no reclamar tampoco las ayudas para este año al Gobierno, ya que a falta de pocos días para la finalización del plazo no estaba claro qué órgano tenía que gestionarlo. Finalmente fue el Ivace, y se han concedido las ayudas por un importe de 21.6 millones de euros. Pero el día 15 de diciembre habría acabado el plazo.

En 2021 el Gobierno sí que transfirió los 20.258.957 euros al Institut Valencià de Competitivitat Empresarial (Ivace), que lo gestiona desde entonces. Los 21 millones de 2022 se recibieron ayer, según fuentes del instituto. Pero en 2020 la Generalitat no recibió un euro. Pese a todo abonará las ayudas con el dinero propio.

De una conselleria a otra

El bono social térmico es una ayuda para pagar la calefacción que existe desde finales de 2018. Son beneficiarios de estas ayudas cualquier persona que tenga el bono social de electricidad y se concede de manera automática. La cantidad de ayuda se da teniendo en cuenta la vulnerabilidad de la familia y la zona climática (por ejemplo, en la C.Valenciana las ayudas son menores que en Aragón). Se puede consultar la zona climática desde la web del ministerio.

La ayuda ha sido un quebradero de cabeza para la adminIstración desde que existe en 2015 (entonces era autonómica). Primero la gestionó la conselleria de Economía, luego Igualdad, después Vivienda, y desde 2021 de nuevo el Ivace (Economía).

El Síndic recordó en su queja el interés que "esta ayuda supone en la lucha contra la pobreza energética entre las personas y familias más vulnerables, y dados los precios que han alcanzado tanto el agua como la luz y el gas". Por eso reclamó de manera urgente que la Generalitat respondiera, algo que ha sucedido un día después.

Compartir el artículo

stats