Tras la semifinal del pasado domingo 20 de noviembre celebrada en La Puebla de Albortón (Zaragoza), cuatro de los seis representantes de la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana pasarán a la final. Rubén Galván, José Beltrán, Enrique Martín y Cristian Albado, aún saboreando el éxito conseguido, son conscientes del camino recorrido e intentarán disfrutar al máximo al enfrentarse a uno de sus mayores retos como deportistas, la final de un campeonato nacional. La prueba, en la que participarán un total de 28 competidores de toda España, se disputará los días el 3 y 4 de diciembre en el coto aragonés de Plenas.

Todos ellos, coinciden en el esfuerzo que les supuso clasificarse en la semifinal, no sólo por el viento sino por las condiciones del terreno, muy diferentes a los montes valencianos.

“A por todas, disfrutando de la competición”

Para Galván, ésta es la primera vez que llega a una final y se está preparando “física y mentalmente para sentirse muy fuerte y poder darlo todo desde el primer minuto, con cabeza. Quiero ir a por todas y disfrutar de la competición”.

Fue campeón provincial de Valencia en el año 2013 y subcampeón en el autonómico de 2022 pero reconoce que “más que con los resultados obtenidos, me quedo con la cantidad de buenos amigos que he ido conociendo durante todos estos años”. “Me aficioné a la caza a los 19 años, cuando acompañaba a un amigo y empezó a gustarme la caza menor. Siempre he contado con el apoyo de mi familia y mis amigos y eso me ha animado siempre a continuar”, señala.

Galván compagina la actividad cinegética con el ciclismo, deporte al que se dedica profesionalmente. “La temporada está siendo buena para mí, de momento abatiendo alguna pieza cada jornada y disfrutando de los perros y de ir al monte, que es lo verdaderamente me gusta”, explica.

“Un logro y un sueño”

Otro de los representantes de la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana es el castellonense José Beltrán, quien conoce de primera mano la sensación de vivir una final, ya que el año pasado también se clasificó. Para él, “es un logro y un sueño poder estar por segundo año consecutivo en una prueba de ese nivel”. Se inició en el mundo de la caza desde pequeño con su padre y su abuelo y lleva compitiendo 17 años.

Beltrán vivió una semifinal dura, con poca caza y creyó que tendría pocas oportunidades para poder clasificarse. “Afronto la final con ilusión y pensando en dar lo mejor de mí, teniendo siempre en cuenta el factor suerte”, afirma el joven castellonense, que viajará con su familia hasta Plenas.

“Crecí con la caza en las venas”

El valenciano Enrique Martín también disputará la final, “un sueño que tenía desde niño”. Recuerda sus inicios, en familia: “Crecí con la caza en las venas, viendo a mi padre que era cazador salir al monte”.

Tras una semifinal “dura, con viento, en un terreno muy quebrado en algunas zonas y una baja densidad de perdiz”, que aumentaba la dificultad de la prueba, llega a la final con la intención de “disfrutar el momento, junto a su perra, agradeciendo el apoyo de sus familiares y amigos y pensando en seguir para alcanzar el mayor éxito posible”.

“Una final especial”

Participar en una final nacional de caza menor con perro es todo un sueño cumplido para Cristian Albado. “Empecé a cazar con 14 años y veía estos campeonatos por la televisión, imaginándome a mí mismo compitiendo”. En la semifinal sufrió para conseguir la clasificación y estuvo cerca de tirar la toalla pero su persistencia tuvo resultado. Además, poder llegar a una final con su primo, José Beltrán, “hace que sea mucho más especial”. Una jornada que será un desafío por el terreno y las perdices, ya que las califica como “muy duras y difíciles de abatir”. Ese día estará acompañado por su familia y amigos.