Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSPV se apoya en la oposición para bajar el impuesto de sucesiones a empresas familiares

Compromís y Unides Podem votan en contra de la enmienda de los socialisas

La comisión de Economía debate y vota la Ley de Acompañamiento.

El impuesto de sucesiones a las empresas familiares estará bonificado hasta el 99% sin importar el límite de facturación. El PSPV ha logrado sacar adelante su enmienda a la Ley de acompañamiento que permite, a efectos prácticos, bajar este tributo al aumentar esta bonificación del 95 al 99%. Para ello, no obstante, ha tenido que recurrir a los votos de la oposición. 

PP, Cs y Vox han votado a favor de la medida de los socialistas. Este apoyo ha sido clave para que la enmienda, presentada en solitario por los del puño y la rosa, haya podido salir adelante ya que, como habían dejado claro en numerosas ocasiones previamente, sus compañeros de Consell, Compromís y Unides Podem, han rechazado la propuesta. 

Valencianistas y podemistas (dos Compromís, uno Unides Podem) tienen tres votos en la comisión por los dos de los socialistas y los cinco que disponen los tres grupos de la derecha (dos el PP, dos Cs y uno Vox). Así, la llamada geometría variable ha aterrizado en las Corts y ha permitido a los socialistas sacar adelante esta medida con 8 votos a favor y tres en contra.

En este sentido, los votos de Cs, PP y Vox han permitido a los socialistas sacar adelante una propuesta que el propio Ximo Puig defendió en la tribuna de las Corts hace un mes y dónde evidenció las discrepancias internas en el Botànic. "No genera unanimidad", dijo un día después la vicepresidenta del Consell y máxima representante institucional de Compromís, Aitana Mas. 

"No cabe aproximación", señaló el martes en rueda de prensa la síndica del PSPV, Ana Barceló, sobre una posible negociación con los socios para evitar lo que finalmente ha ocurrido: que una medida con la que no están de acuerdo se acabe plasmando en la ley y se tenga que llevar a cabo como es la bajada de este impuesto a las empresas familiares, un concepto de propiedad y no de tamaño, ya que no hay límite a esta bonificación del 99%.

"Con esta modificación ponemos fin a la excepcionalidad de la Comunitat Valenciana", ha indicado Barceló quien ha defendido que la medida tendrá una afección de 400.000€ sobre las arcas públicas. "Creemos que no es momento para perdonar dinero a las grandes empresas", ha replicado la portavoz parlamentaria de Compromís, Papi Robles, quien ha rechazado la medida. 

Al final ha sido gracias a los votos de la oposición, que el martes protestaban porque los socialistas no les habían llamado para negociar, con los que ha logrado salir adelante pese a que tanto PP como Cs la habían calificado de "insuficiente". Sin embargo, los dos grupos admiten que no pueden votar en contra de bajar impuestos. Geometría variable, le llamaron en el caso del Congreso, un rompecabezas que en esta ocasión ha llegado a las Corts.

Compartir el artículo

stats