Depende de dónde vivas, del clima del lugar donde vives, y en qué condiciones vives, si vives en la calle, o en una casa en las afueras de una ciudad con pobreza energética donde hace más frío o en el centro de una ciudad con aire acondicionado y calefacción, está claro que la cuestión ha dado muchos debates no sólo a la comunidad científica sino a todo el mundo, ya que todas las personas están sometidas al calor y al frío. Incluso una misma persona en diferentes etapas de su vida es más resiliente, aguanta tanto el frío como el calor, y en otras etapas de la vida le afecta más al calor o al frío. Las enfermedades y los cambios que sufre el cuerpo de las personas afecta a su resistencia frente a los cambios térmicos, incluso más que la variación del cambio climático, actualmente se estima en un calentamiento del aire en torno a +1, 3ºC desde 1850 a nivel global. Estamos hablando del cambio climático y del riesgo del calor para la salud de las personas, pero también hay muchas personas que viven con pobreza energética, los más desvalidos de la sociedad que deben vivir sufriendo muchísimo en los duros inviernos. Además, las guerras, como la actual de Ucrania, hacen que las personas vulnerables aún sufran más. Es evidente que en el trópico, en climas desérticos cálidos y en verano en lugares con clima templado el mayor riesgo climático es el calor, pero en invierno incluso en lugares de clima subtropical o tropical las ondas de frío pueden producir mucha mortandad. Recomiendo la lectura del artículo de la revista indexada “The Lancet”, que tiene el siguiente enlace en la red, https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=86984#:~:text=Adem% C3%A1s%2C%20las%20muertos%20causadas%20por,de%20la%20revista%20The%20Lancet.

Este artículo afirma que el frío o el calor moderado maten 20 veces más a la gente que al calor. De todas formas teniendo en cuenta las proyecciones climáticas y el verano que hemos pasado esta hipótesis quizás se tenga que revisar, como todo en ciencia es cuestionable.