Un total de 28.762 personas han hecho Voluntariado en Cruz Roja en la Comunitat Valenciana este año. Más de 7.800 personas apoyaron la intervención regular de la organización en Alicante; 7.534 en Castellón y 13.337 en Valencia.

Ello supone un incremento del 7,5% sobre el total de personas voluntarias con que contó Cruz Roja en 2021 en la Comunidad Valenciana (26.630 personas), año en el que se mantuvieron niveles de participación similares a los de 2020, cuando la pandemia por el Covid-19 disparó las peticiones para hacer Voluntariado en la respuesta de Cruz Roja en su Plan RESPONDE. Estas cifras no incluyen a aquellas que participaron de forma esporádica y puntual en alguna actividad de Cruz Roja, lo que elevaría la cifra por encima de las 31.500 personas voluntarias.

En la actualidad, la edad media de la persona voluntaria en Cruz Roja en la Comunidad Valenciana es de 42,1 años y en su compromiso voluntario realiza una media de 52,2 horas de Voluntariado al año y permanece vinculada a la Organización una media de 7,4 años. Un 65,2% del total, son mujeres.

El presidente autonómico de Cruz Roja en la Comunidad Valenciana, Rafael Gandía, saludó estas cifras en el marco del Día Internacional del Voluntariado que se celebra el próximo lunes 5 de diciembre, y destacó que “la crisis humanitaria ucraniana a la que hacemos frente este año en Alicante, Castellón y Valencia, ha puesto de manifiesto nuevamente la inmensa solidaridad de nuestra sociedad, que brinda su tiempo y ayuda haciendo Voluntariado a beneficio de colectivos y personas que, súbita e inesperadamente, ven sacudidas sus vidas, perdiéndolo todo o teniendo que huir por ver en riesgo sus vidas”.

En este año 2022, la crisis por el conflicto en Ucrania ha supuesto sin duda el momento de mayor necesidad de apoyo de personas voluntarias en Cruz Roja en la Comunidad Valenciana, movilizándose un total de 1.224 en Alicante, Castellón y Valencia para ayudar en su proceso de acogida a las más de 20.000 personas llegadas a las tres provincias desde el pasado mes de marzo, apenas unos días después de iniciarse el conflicto.

De esas 1.224 personas voluntarias que han ayudado a Cruz Roja a atender la emergencia, 450 solicitaron ser dadas de alta para prestar ayuda a las personas ucranianas en su llegada y proceso de acogida,en las que Cruz Roja ofreció alimento, agua, kits de higiene, traducción, apoyo psicosocial, acompañamiento y alojamiento temporal, entre otras cosas.

A nivel nacional, son más de 250.000 personas las que forman parte del Voluntariado de Cruz Roja Española, una de las sociedades nacionales del Movimiento Internacional de la Cruz Roja, que se constituye como el mayor movimiento voluntario del mundo. Como referentes en ese ámbito, Cruz Roja busca seguir innovando para conocer las inquietudes y causas que orientan y rigen al voluntariado a prestar su ayuda a los demás, teniendo claro que en la Organización se apuesta por un modelo de voluntariado que “evoluciona, que está formado, es activo, solidario y crítico, para que nos ayude a construir nuevas formas de trabajo que nos haga referentes en el mundo como expertos de voluntariado”, señala Javier Senent, presidente de Cruz Roja.

El perfil del voluntario

Mujer, de 41 años, con estudios superiores, y que realiza su acción de voluntariado en inclusión social: así es el perfil más numeroso de las personas que deciden hacer voluntariado con Cruz Roja. En lo relativo a la antigüedad media de las personas voluntarias, es de 7 años, 9 meses y 23 días. Por otra parte, el rango de edad en el que se agrupa el mayor número de personas voluntarias es el comprendido entre los 21 y los 30 años, con 67.449 personas voluntarias (26% del total).

Entre las tareas de mayor interés para realizar voluntariado destacan primero las relativas a inclusión social; segundo, las de socorro y emergencias; y en tercer lugar las dedicadas a la juventud. En lo que va de año, más de 34.000 personas se incorporaron al voluntariado de Cruz Roja.

Recientemente, España ha acogido el Programa de Aprendizaje Sobre Voluntariado (Volunteering Learning Programme en inglés) que organizó Cruz Roja Española en colaboración con la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFCR). Más de 80 personas de 60 países diferentes participaron durante toda una semana en este evento formativo de alto nivel, que contó, entre otras personas, con la presencia de Jagan Chapagain y de Natia Loladze, Secretario General y Vicepresidenta, respectivamente, de la Federación Internacional de Cruz Roja y Media Luna Roja.

El objetivo del programa no es otro que incrementar las habilidades directivas y de gestión de las personas responsables en el Movimiento Internacional, promoviendo cambios sostenibles en el desarrollo del voluntariado; una semana donde mediante diferentes metodologías como los estudios de casos, las presentaciones magistrales, las simulaciones, los focus group, las discusiones abiertas o los ejercicios individuales han permitido atender las diferentes y cambiantes necesidades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y facilitar las herramientas necesarias para dar una mejor respuesta a los retos actuales. “Es una formación sobre voluntariado, pero no es una formación operativa, de gestión, sino que es una formación que trata de dirigirse a la estrategia general que todas las cruces rojas y las medias lunas rojas del mundo tenemos que seguir”, explica Moisés Benítez, director de Voluntariado de Cruz Roja Española.