Ciudadanos (Cs) en Les Corts Valencianes ha propuesto hoy la creación del bono taxi para que los usuarios con movilidad reducida puedan hacer uso del sistema de taxi adaptados. La portavoz de Cs en el parlamento autonómico, Mamen Peris, ha explicado que "el Botànic cree que con los 200.000 euros previstos es suficiente para ayudar al sector, pero para los profesionales que tienen un vehículo de dos o tres años, esta ayuda no sirve de nada". 

La formación propone que se incluya una enmienda a la ley de Presupuestos de 2023 para "la creación de 1.000 bonos taxi, de 200 euros cada uno, para que los usuarios con movilidad reducida puedan utilizar el servicio de taxi adaptado". Con esta propuesta, según Peris "el dinero público llegaría directamente al usuario y también ayudaría al sector de forma directa", ha añadido la portavoz.

Por esto mismo, Peris ha propuesto a través de una enmienda a la ley de Presupuestos 2023, "la creación de 1.000 bonos taxi, con razón de 200 euros cada uno, para que los usuarios con movilidad reducida puedan utilizar el servicio del taxi adaptado". De esta manera, "el dinero público llegaría directamente al usuario y también ayudaría al sector de forma directa", ha añadido la portavoz adjunta.

"Estimular al usuario"

El partido, que se ha reunido con el sector afectado, ha explicado que "la solución que éstos quieren no es una subvención para sus vehículos, principalmente porque puede que la compra de éste se haya realizado anteriormente". Peris apuesta por esta fórmula porque "con los bonos se busca estimular al usuario para que haga uso de este servicio", insiste. "En unos momentos tan complicados para un sector esencial como es el taxi, los políticos debemos estar de su lado y proponer políticas que les sean realmente útiles, también para el usuario", ha subrayado Peris.

Valencia. Los conductores de taxis adaptados se quejan de que son pocos y no tienen ayudas German Caballero

Como ha publicado Levante-EMV, los conductores de taxis adaptados denuncian desde hace meses que se sienten abandonados por la administración. Y que con la subida de combustibles y de precios en general están dejando de ser rentables. "Muchos se lo están dejando porque hay muchos servicios que consisten en perder dinero", denuncia Enrique Aparicio, taxista.

Aunque hacen todo tipo de servicios, el coche que circula es el mismo, y en sus días libres solo pueden salir para clientes adaptados. El primer problema que mencionan es el combustible. "Todos somos diésel, y consumimos de media unos 10 litros a los 100. Es así porque no hay vehículos eléctricos tan grandes, y no se les puede hacer la adaptación, así que estamos obligados a usar combustible", cuenta.

Esto provoca situaciones en las que las carreras dejan de ser rentables. "Yo he hecho algunas así. Si estoy en València y me piden un servicio adaptado en Torrent yo no puedo sacar beneficio de eso, he hecho ya varios servicios en los que pierdo dinero, solo porque son clientes de toda la vida", explica Aparicio.

Asegura que "hoy en día no hay ningún incentivo para ser un taxista adaptado". Por ejemplo, Enrique va a comprar un taxi nuevo; "me cuesta treinta mil euros el taxi y 44 mil con la adaptación. Y el problema es que de esos 14.000 euros no voy a recibir ni uno solo de ayuda de la administración ¿Por qué voy a decidir hacerme adaptado?", lamenta.