Benavites se levantará este viernes como el municipio que acoge el primer acto oficial de la toma de posesión del arzobispo de Valencia. El monseñor Enrique Benavent recibirá las primeras palabras de cariño de un pueblo que vive con especial entusiasmo esta jornada. “Hacemos historia, el arzobispo inicia su camino desde nuestra localidad puesto que es la primera de su nueva diócesis” comentan los vecinos.

Las calles anejas a la Parroquia de la Mare de Déu dels Angels vestirán mañana la singularidad de acogida que reclama el acontecimiento religioso y social. Desde la Avenida de Benicalaf, monseñor Benavent será recibido por una comisión formada por miembros del Consejo Parroquial de las iglesias de Benavites y sus pueblos vecinos como la parroquia Santa Ana de Quartell, Sant Gil Abad de Benifairó, els Sants Joans de Faura o Sant Miquel de Quart; cinco municipios de les Valls que comparten párroco, Guillermo Carrasco Fernández.

“Es un honor escuchar de primera mano las palabras del nuevo arzobispo, rezaremos por él y le desearemos lo mejor para su nuevo proyecto”, afirmaban los feligreses de la localidad.

“El rito de la toma de posesión comienza su víspera. Así la mañana del viernes el nuevo arzobispo llegará desde su sede anterior a la primera parroquia de nuestro territorio diocesano. Al proceder de Tortosa, el primer municipio es Benavites. El vicario general de la archidiócesis, Vicente Fontestad le recibirá a las 11 horas junto a la comisión de acogida en la que estará Carlos Gil como alcalde de la localidad y otras autoridades civiles junto al Consejo de Pastoral Parroquial, feligreses de Benavites y diversos sacerdotes del arciprestazgo”, apuntan desde la organización del evento.

“Benavites recibe por primera vez al arzobispo de Valencia; somos el primer municipio de la diócesis que abre sus puertas a monseñor Enrique Benavent y resulta especialmente importante para nosotros darle la acogida que merece. Es un orgullo para Benavites poderlo acoger como la primera parroquia de la provincia que le acoge en su jornada previa a la toma de posesión en la Catedral; para ello estamos engalanando el pueblo como merece” afirmaba el alcalde, Carlos Gil (PP).

Tras la primera acogida, se prevé un primer momento de oración en la parroquia tras lo cual se esperan las primeras palabras del nuevo arzobispo. “Los del consejo de Benavites le esperaremos en nuestra parroquia, queremos que se sienta acogido y oraremos junto a él en la celebración de la Palabra; posteriormente degustaremos nuestras especialidades en un ambiente más distendido”, añadían desde la localidad en relación al aperitivo que ha previsto el ayuntamiento.

La casualidad ha querido, además, que en esta población de menos de 700 habitantes tenga en su pasado un nexo claro con la curia religiosa que este viernes cobrará mayor significación: Uno de sus vecinos, José Vila Martínez llegó a ser obispo de Girona en 1866 y, con el tiempo, fue nombrado hijo predilecto de la localidad. Por ello, familiares del obispo han cedido ahora unos sillones que él utilizaba para que este viernes estén listos en la parroquia para el nuevo arzobispo.