Los loteros valencianos se muestran muy satisfechos con el ritmo de venta que este año está registrando la Lotería de Navidad. No es para menos. Pese a los tiempos de crisis, el aumento en el despacho de décimos es la tónica dominante. La recuperación de la demanda de lotería no sólo alcanza cifras previas a la pandemia, sino que está por encima de sus años previos, según asegura el presidente de la Agrupación Nacional de Asociaciones Provinciales de Administradores de Lotería (Anapal) en València, Salvador Malanda.

Este sorteo extraordinario, una tradición de más de 200 años y también conocida en el extranjero, marca el comienzo de las celebraciones navideñas en España todos los 22 de diciembre.

Los periodos de inflación arrastran a la gente a buscar la suerte en los juegos de azar como la lotería, especialmente en la de Navidad. Ocurrió en los años posteriores a 2008, tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, y pasa ahora. Es lo normal en situaciones de recesión económica. Lo confirma el presidente de Anapal València. “Cuando hay crisis, como ahora, hay más gente que juega la lotería de Navidad. No es que la gente que lo hace habitualmente compre más décimos, sino que se suman a la compra más personas que habitualmente no lo hacen”, explica Malanda. 

El Estado dejó de ingresar 1.200 millones en 2020 por la caída en la venta de décimos navideños

Como en otros sectores, el fin de la pandemia ha provocado también un efecto rebote en la compra de décimos de la Lotería de Navidad. “Venimos de unos años, especialmente el 2020, en el que hubo una caída muy brusca en la venta”, afirma Malanda. El Estado dejó de ingresar 1.200 millones por la caída en la venta de décimos navideños, según Anapal. La crisis del coronavirus provocó un descenso del 30 % de ingresos con respecto al año 2019. Entonces, la evolución de las ventas en los colectivos que tradicionalmente son el motor de las ventas para este sorteo como los clubes deportivos, las entidades festivas, las empresas u organizaciones sociales perdieron parcialmente su actividad. 

70 euros por persona

El año pasado se produjo una recuperación en la administración de décimos, con un total de 355 millones de euros de venta real en la Comunitat Valenciana, según Anapal, lo que significó un gasto medio de 70,28 euros por persona. Mientras en 2021 se pusieron 172 series a la venta, este hay un total de 180. “El año pasado se recaudaron 3.100 millones de euros. Este año creo que se va a superar. Veo a la gente con ganas”, apostilla el presidente de Anapal Valencia.