Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig busca el aval científico para presionar a Compromís con las renovables

El president está a la espera de un informe técnico de la UPV sobre energía que podría usar de munición ante los socios

La nueva consellera de Agricultura, Isaura Navarro, entra en el pleno de las Corts. Germán Caballero

El president de la Generalitat, Ximo Puig, se había mantenido en un discreto segundo plano desde que la crisis desatada en Compromís, su principal socio de gobierno, respecto a las políticas a seguir en la instalación de plantas de energía renovable se hiciera pública con la destitución de Mireia Mollà, hasta entonces consellera de Agricultura y Emergencia Climática.

Pero el jefe del Consell entró este miércoles en escena, dando su garantía personal de que la Generalitat llegará a tiempo de resolver las decenas de expedientes —cientos, según la patronal del sector— que se acumulan sobre la mesa del Botànic y que deben estar listos a final de enero para que no decaigan los proyectos y evitar posibles indemnizaciones a los promotores que podrían rozar los 1.000 millones de euros.

Para ello, Puig avanzó que la próxima semana llamará a capítulo a las tres conselleries implicadas en la tramitación de licencias para la instalación de plantas fotovoltaicas: Agricultura y Emergencia Climática, Economía Sostenible y Política Territorial, las dos primeras en manos de Compromís, la formación que está poniendo más trabas a su despliegue, especialmente desde la pata de Iniciativa. 

El objetivo de esa cita a cuatro bandas es proyectar unidad y visibilizar que existe una «única posición» en el Botànic sobre renovables. «No hay alternativa, es renovables sí o sí», dijo entonces el líder socialista, que aunque admitió «miradas diferentes» e incluso «disfunciones» dentro del tripartito se esforzó en transmitir cohesión interna en un asunto de máxima actualidad y que ya se está tratando de capitalizar políticamente desde la oposición.

Pese a tratar de cerrar filas en aquella fugaz referencia a la situación que se vive dentro del Consell sobre las renovables, Puig ya deslizó la posición socialista: «El autoconsumo y las comunidades locales son fundamentales, pero también son necesarias plantas más grandes de fotovoltaica y eólica para suministrar la energía que necesitan las ciudades y la industria», dijo rebatiendo implícitamente la estrategia energética de Compromís, que se centra precisamente en la instalación de placas solares en los tejados de las viviendas y empresas y que ha sido duramente criticada por algunos de los altos cargos destituidos.

De pasada, Puig mencionó que había encargado un informe a la Universitat Politècnica de València sobre el que basar un «pacto por la energía» en la Comunitat Valenciana. Aunque el president dijo que ya estaba finalizado, fuentes conocedoras del estudio a las que ha contactado este diario aseguran que el documento todavía se está perfilando y que la fecha fijada para la entrega es el lunes 19 de diciembre

Sin embargo, confirman que la Generalitat les ha solicitado un «adelanto» de las conclusiones para la «próxima semana», un extremo que encaja con la tesis que manejan fuentes socialistas del Consell, que apuntaban a la posibilidad de utilizar las conclusiones del documento como «munición» para desmontar algunos argumentos de Compromís y exigir un acelerón en la tramitación de las licencias.

«Técnico e independiente»

Las fuentes conocedoras del estudio indican que la Generalitat busca un punto de vista «técnico e independiente» sobre el que construir ese gran pacto autonómico en materia energética al que aspira el jefe del Consell. En ese sentido, aseguran que no se centra exclusivamente en las renovables, las grandes protagonistas de la polémica y por las que ya se han producido hasta cinco bajas de altos cargos de Compromís en apenas mes y medio, sino que el trabajo se plantea como un «estudio estratégico» que realice una «radiografía completa» que sirva para «definir los principales ejes de acción» a seguir para que la Comunitat Valenciana «no sea deficitaria» e incluso pueda llegar a ser exportadora.

Para ello, añaden, el Consell ha encargado al departamento especializado en energía de la UPV definir diversos escenarios en cuanto al despliegue de energías verdes a futuro, desde el «más conservador» al «más agresivo». Aunque rechazan adelantar cualquier tipo de conclusión extraida del informe, aseguran que la solución «pasa por combinar fuentes de producción de energía».

Compartir el artículo

stats