PSPV, Compromís y PP mantienen anuncios en redes sociales pese a la ley

Los partidos invierten más de 20.000 euros en promocionar sus publicaciones en Facebook e Instagram en los últimos dos meses

Captura de pantalla de anuncios de los partidos en redes sociales.

Captura de pantalla de anuncios de los partidos en redes sociales. / Levante-EMV

Diego Aitor San José

Diego Aitor San José

Entre los vídeos de gatitos, el "cómo están los máquina" de David Bisbal o las fotos del último viaje a Tailandia de una compañera de trabajo aparecen Compromís proponiendo la gratuidad del comedor escolar, el PSPV sacando pecho por aumentar las becas salario a universitarios o Mazón prometiendo un centro de día en Benetússer. Si antaño la batalla de la publicidad electoral estaba en colocar los carteles en la pared más visible del pueblo, ahora está en las redes sociales, una forma más barata, directa y sesgada de dirigirse al público, aunque, según el momento, rozando la ilegalidad.

La cercanía con las urnas ha provocado en los partidos valencianos un incremento del gasto en propaganda electoral en redes sociales. Más de 20.000 euros se han dejado PSPV, Compromís y PP en los últimos dos meses en publicidad en Facebook e Instagram, las dos de la empresa Meta, que está obligada a informar de este tipo de anuncios, quién los paga, cuánto cuestan y a cuántas personas llega. Algunos, como los socialistas, después de años sin pagar ni un euro por poner publicidad en estas dos plataformas.

Sin embargo, el aumento vivido en esta inversión publicitaria ha tenido dos fases bien diferenciadas y marcadas por la Loreg, la ley electoral, con una fecha clave: el 4 de abril, día en que se convocaron las elecciones. Según el artículo 53 de la norma, a partir de ese momento hasta que empieza la campaña, "queda prohibida la realización de publicidad o propaganda electoral mediante carteles, soportes comerciales o inserciones en prensa, radio u otros medios digitales”. Esto incluiría las redes sociales, aunque la realidad es otra.

Según la biblioteca publicitaria Meta, PSPV, PP y Compromís han tenido 25 anuncios activos después de que el DOGV publicara la convocatoria electoral. Tres semanas y media después del plazo fijado, las tres formaciones mantienen una decena de estos anuncios activos, es decir, siguen apareciendo en las pantallas de miles de usuarios de Instagram y Facebook pese al límite legal.

¿Por qué no hay acciones?

La Junta Electoral no actúa de oficio, sino que requiere una denuncia, como las vistas en los casos de otros tuits, los de la Generalitat. Este caso es diferente ya que quien hacía propaganda de los logros, algo prohibido expresamente, era una institución pública. La situación de los partidos, pese a la expresión clara de la ley, es distinta. El recoveco está en que no son anuncios al uso, sino que es un pago para aumentar la promoción de una publicación y que esta llegue a más gente que los seguidores habituales de estas cuentas.

El que más tiene en estos momentos es el PSPV, con cinco, que se suma a otros cinco que ha tenido en marcha desde el 4 de abril. En total, los socialistas se han gastado alrededor de mil euros en esta precampaña, la mayoría, por anuncios de menos de 100 euros. Por ejemplo, la publicación sobre la ampliación de ayudas al alquiler del Consell ha generado 30.000 interacciones, de las cuales un 28 % ha sido de mujeres de entre 18 y 24 años. Esa promoción ha costado menos de 100 euros, el mínimo, lo que demuestra lo afinada que es este tipo de publicidad.

Le siguen los valencianistas. Desde el 4 de abril han iniciado 10 campañas y mantienen tres anuncios activos, todos por menos de 100 euros, que han llegado hasta 120.000 personas. Desde la convocatoria electoral, los del guiño y la sonrisa han invertido cerca de mil euros, incluyendo la promoción de la página del candidato, Joan Baldoví. Entre ellas, por ejemplo, la propuesta de la gratuidad del comedor escolar que ha generado 70.000 impresiones, la mayoría (51 %), en mujeres de entre 35 y 65 años.

Anuncio de Héctor Illueca en redes sociales.

Anuncio de Héctor Illueca en redes sociales. / Levante-EMV

Por su parte, el PPCV tiene dos anuncios activos desde el 24 de abril y tuvo otros tres entre el 18 y el 19 de abril. Todos estos no han supuesto ni 100 euros de gasto, pero les ha permitido llegar a 15.000 personas. El que más éxito tuvo fue un vídeo de Carlos Mazón sobre la educación gratuita de 0 a 3 años asegurando que Puig le copiaba la propuesta por "falta de ideas". Lo vieron más de 8.000 personas, de las que una de cada tres tenía entre 55 y 65 años.

Illueca, sobre la bocina

Ni Ciudadanos, ni Esquerra Unida, ni Vox han destinado dinero a publicidad en redes sociales. Sí lo ha hecho, aunque antes del límite legal, Podem. Más bien, Podemos (es quien ha pagado según la red social) y a través de la página de su candidato en la Comunitat Valenciana, Héctor Illueca. En marzo promocionaron seis publicaciones por valor de casi 1.500 euros. La última finalizó el 3 de abril y era un vídeo sobre la intervención de Illueca en las Corts defendiendo el decreto ley contra los abusos inmobiliarios. Costó entre 200 y 300 euros y tuvo 30.000 impresiones, la mayoría de mayores de 55 años.

El caso de Illueca y Podem es paradigmático porque no ha pagado para promocionar sus publicaciones más allá del 4 de abril. Sin embargo, el límite legal ha actuado como un freno también para las tres formaciones que han mantenido anuncios activos. Por ejemplo, la página de Mazón tuvo cuatro campañas activas entre el 3 y el 4 de abril con un coste de más de 3.000 euros, todas pagadas por el PPCV mientras que la semana previa de PSPV y Compromís también fue intensa con siete y 15 anuncios en marcha.

De hecho, en los tres semanas de precampaña el gasto en publicidad electoral apenas ha alcanzado en estas tres formaciones los 2.000 euros mientras que en marzo, el mes anterior, el volumen total superó los 20.000 euros, una estadística que dominó el PPCV, con más de 10.000 euros invertidos. La cifra, sin embargo, seguro que se queda corta cuando llegue la campaña oficial.

Suscríbete para seguir leyendo