Diversidad Funcional

Un juez obliga a Educación a ampliarle la reducción de jornada a una profesora por su hijo enfermo

La sentencia le concede a la maestra una reducción de jornada al 99% por enfermedad grave del menor por cursos escolares completos y mientras no haya cambios

Un juez obliga a Educación a ampliarle la reducción de jornada a una profesora por su hijo enfermo

Arturo Iranzo / Víctor Rodríguez

Mónica Ros

Mónica Ros

Ángela Gadea lleva casi 7 años luchando para que la Conselleria de Educación le conceda una reducción de jornada del 99% por la enfermedad grave que sufre su hijo desde que nació. Lo máximo que había conseguido era un 50%. En largos períodos de tiempo ha trabajado a jornada completa mientras le resolvían la solicitud. La mujer es funcionaria interina (profesora de francés en la ESO). Así, si el crío estaba ingresado en el hospital, tenía una crisis, visita al médico, pruebas previstas o de urgencia… y la mujer trabajaba al 50% o al 100% tenía dos opciones: o solicitar una excedencia por cuidado de hijos o una baja médica ya que la ansiedad y el estrés aumenta cuando tienes un hijo enfermo muy grave.

En estos 7 años, la mujer se ha visto en todas estas situaciones mientras peleaba en los juzgados una reducción de jornada a la que tiene derecho y que la Administración le negaba. Ahora, tras una última demanda judicial de mano de la abogada de Acción para la Justicia Social, Sandra Casas, el juez le ha dado la razón y obliga a la Conselleria de Educación a que le “conceda permiso retribuido de reducción de jornada al 99% para cuidado de un hijo aquejado de enfermedad grave, con efectos retroactivos desde el 1 de septiembre de 2022”. Además, el juez le mantendrá esa situación “mientras persistan las circunstancias que justifican su concesión” y “por cursos escolares completos”. Y es que durante los casi 7 años de edad que tiene su hijo enfermo, Ángela ha tenido que presentarle a la conselleria informes médicos del menor cada 2 meses.

Un juez obliga a Educación a ampliarle la reducción de jornada a una profesora por su hijo enfermo

Un juez obliga a Educación a ampliarle la reducción de jornada a una profesora por su hijo enfermo / Francisco Calabuig

Por cáncer u otra enfermedad grave

La mujer solicito la máxima rebaja de la jornada laboral en base al artículo 49.e del Estatuto Básico del Empleado Público que la ampara “por cuidado de hijo menor afectado por cáncer u otra enfermedad grave que implique un ingreso hospitalario o de larga duración y requiera la necesidad de su cuidado directo, continuo y permanente”. Según la sentencia, se cumplen todos los requisitos para que la Conselleria de Educación concediera la máxima reducción, pero la Administración se la negaba en base al Manual de Permisos y Licencias del personal funcionario docente en centros públicos de la Generalitat Valenciana. El juez asegura que ese documento “es una mera circular”, que los documentos aportados “acreditan plenamente la necesidad de atención y cuidados permanentes del menor, incluso en horario nocturno” y que la oposición de la consellería “se centra en cuestiones de carácter jurídico”, de forma que obliga a la conselleria a concederle a la mujer la reducción de jornada del 99% que lleva tantos años solicitando.

Para la abogada de Acción para al Justicia Social Sandra Casas, la sentencia refleja la "sinvergonzonería" de la Conselleria de Educación que en lugar de cumplir con la ley estatal “hace una circular interna que deniega las reducciones de jornada exigiendo unos requisitos imposibles de cumplir”. "No es comprensible que la Administración pública se salte la ley estatal a sabiendas del perjuicio para sus trabajadores", añade.

Casas, además, critica que "las administraciones actúen por encima de la ley y se crea con el derecho de influir en la vida de las personas para arrebatarles lo que por derecho les corresponde. Bastante tiene las familias con un hijo que sufre una enfermedad grave". Y para que "quede claro que la gente sepa que una circular es como si el presidente de una comunidad de vecinos pone una nota en el ascensor impidiendo a los vecinos que lo usen porque él no quiere que lo hagan”.

“Parece que yo no quiera trabajar. Yo lo que querría es tener un hijo sano. Son todo luchas y problemas. Parece que no entienden el calvario que atravesamos las familias”, explica en su casa mientras muestra la que llaman la “habitación del hospital”, habla de la enfermedad de su hijo Samir (Síndrome del Intestino Corto) y el crío se levanta la camiseta para mostrar el catéter que lleva en el pecho a la vena yugular, con el que recibe la alimentación parenteral que completa una nutrición que es para él, limitada y complicada.

Un juez obliga a Educación a ampliarle la reducción de jornada a una profesora por su hijo enfermo

Un juez obliga a Educación a ampliarle la reducción de jornada a una profesora por su hijo enfermo / Francisco Calabuig

Tres hospitales e ingreso domiciliario

A Samir lo tratan en tres hospitales (El Clínico y la Fe, en València y La Paz, en Madrid), ha sido intervenido quirúrgicamente en 14 ocasiones y ha estado a punto de perder la vida varias veces en sus no llega a 7 años. Necesita vigilancia constante, de día y de noche. Precisa de cuidados extremos para evitar cualquier infección en el catéter “pero parece que si tu hijo no está enfermo de cáncer y se está muriendo, con cuidados paliativos me dijeron, no tienes derecho a reducirte la jornada como ampara la ley. No puedo permitirme dejar de cobrar. Mis padres tienen Alzheimer, no tengo hermanos y la familia de mi marido vive fuera. Es mi derecho y llevan negándomelo toda la vida de Samir. Ahora que también tengo un hijo sano (en referencia a Yunes, su segundo hijo, de 15 meses), me doy cuenta de lo diferente que es la vida”, explica Ángela. Y recalca que ni "cuando mi hijo ha estado a punto de morir me admitieron la reducción al 99%. Y ahora porque lo dice un juez. Ya veremos si cumplen”. Si la la conselleria acata la sentencia, la mujer empezará a disfrutar de su permiso el 8 de mayo.