Los centros de investigación valencianos abrieron 531 nuevos ensayos clínicos el año pasado

Entre los estudios que se están llevando a cabo se investiga la pancreatitis aguda, la prevención y complicaciones de infecciones y terapia de tumores | En total, el año pasado había activos 2.264 ensayos clínicos

Interior del laboratorio del Hospital de Elche asociado a Fisabio.

Interior del laboratorio del Hospital de Elche asociado a Fisabio. / AXEL ALVAREZ

María Serrano

Los centros de investigación biomédica de la Comunitat Valenciana trabajaron el año pasado en 2.264 ensayos clínicos de los que 531 eran nuevas investigaciones que arrancaban. Así lo ha puesto en valor la Conselleria de Sanidad con motivo de la conmemoración el sábado 20 de mayo del Día Internacional del Ensayo Clínico, en el que se recuerda el experimento, considerado el primer ensayo clínico controlado, llevado a cabo por James Lind, quien evidenció en el siglo XVIII que los cítricos podían curar el escorbuto, patología que hacía estragos entre los marineros.

Según han explicado fuentes de la conselleria, en estos más de 2.200 investigaciones, los departamentos de salud vinculados a las fundaciones e institutos de investigación están ahondando en el conocimiento de enfermedades como la pancreatitis aguda o en cuestiones como la prevención y complicaciones de infecciones como el herpes zóster o terapias concretas para mejorar la supervivencia en la leucemia mieloide aguda y en otros tumores.

Precisamente porque se trata de pruebas con personas, los ensayos clínicos están sujetos a una estricta regulación y exhaustivos controles.

Siete centros de investigación biomédica

Según el detalle aportado por Sanidad, en el Instituto de Investigación Sanitaria y Biomédica de Alicante (Isabial), un estudio multicéntrico (18 centros de 4 países), con financiación pública, ha cambiado la práctica clínica en el manejo de la pancreatitis aguda, que es la tercera causa de hospitalización en gastroenterología. La investigación ha permitido sustituir la fluidoterapia clásica por una más restrictiva que aumenta la eficacia, la seguridad y el bienestar de los y las pacientes.

Por su parte, la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica (Fisabio) estudia, entre otras cosas, la eficacia y seguridad a largo plazo de la vacuna frente al herpes zóster. En el marco de este estudio, las personas participantes llevan en seguimiento más de 12 años.La investigación también busca prevenir, mediante la vacuna, la neuralgia postherpética, complicación que produce una importante disminución en la calidad de vida de las personas afectadas.

La Fundación del Hospital General Universitari de València, por su parte, evalúa el tratamiento con un nuevo fármaco (Temelimab) en pacientes que experimentan síntomas neuropsiquiátricos y deterioro funcional en post-Covid o síndrome de secuelas postagudas de la infección.

De otro lado, el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) ensaya un nuevo tratamiento en pacientes con leucemia mieloide aguda (una grave enfermedad de la médula ósea) y una mutación específica en un gen (IDH1) sin tratamiento previo. En estos casos, la combinación de dos fármacos (Ivosidenib y Azacitidina) puede ser considerada un nuevo estándar de tratamiento en los y las pacientes ancianos.

El Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF), por su parte, participa un ensayo clínico que evalúa la seguridad y eficacia de un fármaco (Adalimumab) para el tratamiento de las distrofias hereditarias de la retina en colaboración con el Servicio de Oftalmología del Hospital de Manises. El CIPF es promotor de este ensayo clínico con la colaboración del Instituto de Salud Carlos III.

Finalmente, la Fundación de la Comunitat Valenciana del Hospital Provincial de Castelló (FHPrCs) evalúa nuevos un tratamiento (Atezolizumab y Tiragolumab) para mejorar la supervivencia de pacientes con el cáncer de pulmón no microcítico localmente avanzado en estadio III irresecable (inoperable) que no han presentado progresión después de otras terapias; mientras que el Instituto de Investigación del Clínico de València (Incliva) explora la asociación de un virus oncolítico, el RP3, con inmunoterapia (nivolumab, fármaco anti-PD1) en pacientes con tumores sólidos.