“La sostenibilidad no es sólo imagen; es competitividad y resiliencia”

Levante-EMV y Club Cámara València dan voz a cinco empresas alineadas con el compromiso medio ambiental y el cumplimiento de los ODS | La innovación, la auto exigencia y la responsabilidad de sus clientes y proveedores son esenciales

Sostenibilidad medioambiental: La gestión responsable de los recursos naturales

Lara Navarro

Lluís Pérez

Lluís Pérez

Cintillo sostenibilidad.

Cintillo sostenibilidad. / ED

Las empresas españolas están posicionando la sostenibilidad en el centro de su modelo de negocio. El debate es reciente pero el compromiso medioambiental está en auge tanto en las grandes compañías —encabezan el cambio de paradigma— como en las pequeñas y medianas empresas. El cambio es necesario, incluso exigible según los indicadores científicos; pero abordarlo es una cuestión que incumbe a la sociedad en su conjunto: las administraciones públicas, la ciudadanía y, también, el sector empresarial. 

«Las empresas, seamos grandes o pequeñas, debemos subirnos al tren de la sostenibilidad». Fue una de las principales conclusiones —la esgrimió Hibernon Nogueroles de Hidrowater— del foro de debate ‘Sostenibilidad medioambiental: la gestión de los recursos naturales’, organizado por Levante-EMV y Club Cámara València y emitido por Levante TV. El espacio quiso dar voz a cinco empresas pioneras e impulsoras del compromiso medioambiental con el objetivo de que expusieron cuáles son las líneas de trabajo de sus compañías en cuanto a la sostenibilidad y para que, además, analizaran la presencia de ésta en el modelo económico de las empresas españolas y, especialmente, de la Comunitat Valenciana

El foro, conducido por la periodista y directora de relaciones institucionales de Prensa Ibérica en València, Silvia Tomás, contó con la participación de Guillermo Sancho Santiago, responsable de sistemas medioambientales de Agricultores de la Vega de Valencia (SAV); Cristina Bauxauli, directora de transformación de la Comunitat Valenciana y de Dinapsis, el centro de innovación de Hidraqua en València; Hibernon Nogueroles, director de Hidrowater; Caterina Coll, CEO de Perseo Biotechnology; y Guillermo Roth, adjunto a la dirección general de Statkraft en España.

Roth aseguró que «la sostenibilidad no es sólo imagen; es competitividad y resiliencia». De hecho es necesaria para garantizar la viabilidad empresarial a largo plazo. Así lo afirmó Coll: «Sin sostenibilidad, no hay futuro». Pero ser sostenibles requiere de un compromiso empresarial para el que son claves tres factores: la innovación y tecnología disruptivas, la auto exigencia propia y, por último, la demanda de que proveedores y clientes se alineen también con la sostenibilidad. 

Del reciclaje a la sostenibilidad

La conciencia medioambiental de las empresas ha variado a lo largo de las últimas décadas. Antes, se centraba en la gestión y reciclaje de sus residuos; ahora, incluye componentes sociales y económicos. «Hemos evolucionado desde el reciclaje hasta la sostenibilidad —, reconocía Sancho— para dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía con calidad, innovación y eficiencia». 

Adjunto a la dirección general de Statkraft en España.

Adjunto a la dirección general de Statkraft en España. / Fernando Bustamante

«Somos agente de cambio allí donde implantamos nuestros proyectos»

GUILLERMO ROTH

— ADJUNTO A LA DIRECCIÓN GENERAL DE STATKRAFT EN ESPAÑA

Tanto es así que muchas empresas cuentan con un departamento específico de responsabilidad social y un plan estratégico con medidas concretas que, como explicó Nogueroles, han de implantarse «desde la dirección hacia abajo, incluyendo a todos, incluso a los proveedores y clientes». Las acciones deben poder medirse, ser cuantificables, porque sólo así «podremos ser más competitivos»

El compromiso incluye una mayor responsabilidad para las grandes compañías, las cuales cuentan generalmente con más recursos, una mayor visión a largo plazo y una menor resistencia al cambio que las pymes. «Somos responsables de trasladar la importancia de la sostenibilidad a nuestras cadenas de suministro», confesó Roth. Por su parte, el representante de Hidrawater evidenció que, en las pymes, «es el propio trabajador el que piensa cómo ser más sostenible», aunque el cambio (si lo hay) «es más rápido e impacta más». 

Hibernon Nogueroles, director de Hidrowater.

Hibernon Nogueroles, director de Hidrowater. / Fernando Bustamante

«Hemos de exigir a los proveedores que también estén comprometidos con la sostenibilidad»

HIBERNON NOGUEROLES

— DIRECTOR DE HIDROWATER

Entre las acciones implantadas por las empresas participantes, destacan aquellas alineadas con la economía circular; es la base del modelo de negocio de todas ellas. SAV y Perseo Biotechnology dan soluciones para una mejor gestión de los recursos. Hidraqua e Hidrotower persiguen la eficiencia en la gestión de un recurso tan escaso e imprescindible para la vida como es el agua. Y Statkraft impulsa el desarrollo de las energías renovables. Su circularidad no renuncia, sin embargo, a la rentabilidad, el fin de cualquier modelo de negocio: «Si no es rentable no se implanta», afirmó Coll. 

Además de ofrecer soluciones sostenibles a la sociedad, estas empresas aumentan su compromiso medioambiental tratando de reducir al máximo el impacto medio ambiental de su propia actividad. Lo hacen por convicción y, también la presión social y legislativa. Entre las acciones, está su apuesta por vehículos eléctricos, la búsqueda de la eficiencia en sus instalaciones, la reducción de la huella de carbono o el desarrollo de proyectos destinados al cuidado de espacios naturales del entorno en el que operan. «Tenemos dos principios en el camino hacia la sostenibilidad —, expuso Roth—. Son la vinculación con los territorios y la visión a largo plazo, de futuro».

La economía circular está estrechamente relacionada con la proximidad. «No sólo hay que buscar la circularidad, sino una economía de cerca e inocular a las empresas una economía principal plena», aseguró Sancho. 

Caterina Coll, CEO de Perseo Biotechnology

Caterina Coll, CEO de Perseo Biotechnology / Fernando Bustamante

«La innovación y la sostenibilidad han de ser rentables para implantarse. Si no, no hay futuro»

CATERINA COLL

— CEO DE PERSEO BIOTECHNOLOGY

La innovación en el centro

El desarrollo de las nuevas tecnologías, disruptivas también, es uno de los pilares del plan estratégico sostenible de las empresas porque, como aseveró Baixauli, «sin tecnología, no podemos abordar los retos como sociedad; hemos de ir de la mano de la innovación». Ésta permite encontrar soluciones más eficientes, con menos emisiones y, también, más rentables. 

Cristina Bauxauli, directora de transformación de Hidraqua en la C. Valenciana.

Cristina Bauxauli, directora de transformación de Hidraqua en la C. Valenciana. / Fernando Bustamante

« Necesitamos ir de la mano de la tecnología para poder abordar los retos de la sociedad actual»

CRISTINA BAIXAULI

— DIRECTORA DE TRANSFORMACIÓN DE HIDRAQUA EN LA C. VALENCIANA Y DINAPSIS

En el caso de Hidraqua, abordan la innovación desde su red de centros Dinapsis, cuyo último edificio se inauguró en València el pasado mes de noviembre. Este se erige como un ‘hub’ operativo desde el que centralizan la gestión de su actividad y desde el que ofrecen, también, un portfolio de soluciones digitales como respuesta a los retos sociales. 

Muchas de sus acciones son pioneras, como lo fue en 2005 la estrategia de conversión de los residuos orgánicos en bioenergía, mediante una tecnología propia, impulsada por Perseo Biotechnology. «Somos pioneros, pero la gente pensaba que estábamos locos —, relató Roth—. Hemos tenido más éxito en el exterior, porque la economía circular ha venido de fuera hacia dentro». 

Innovar o perecer. «El futuro pasa por la innovación, que todos nos involucremos y luchemos —, expresó Sancho—. Entre todos podemos alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible. Estamos a tiempo». Y es que la sostenibilidad no es una opción, es una exigencia. Baixauli los resumió al final el encuentro: «Si mejoramos el medio ambiente, tiene un impacto en la calidad de vida de las personas». Pero, para ello, Nogueroles incidió: «Hemos de «creérnoslo, impulsarlo y exigírnoslo».

Guillermo Sancho, responsabñe de sistemas medioambientales de SAV

Guillermo Sancho, responsabñe de sistemas medioambientales de SAV / Fernando Bustamante

«Es necesario que todos luchemos y nos involucremos. Aún podemos llegar a cumplir los ODS»

GUILLERMO SANCHO

— RESPONSABLE DE SISTEMAS MEDIO AMBIENTALES DE SAV

Proyectos al cuidado de los espacios naturales

Las empresas del siglo XXI son conscientes de que su actividad tiene un impacto en el territorio sobre el que operan. «Tenemos que salir de los ordenadores y el mundo virtual e ir al mundo real donde están los recursos», explicó Roth durante el encuentro. Es por eso que muchas de ellas tienen en marcha proyectos medioambientales de prevención, rehabilitación y cuidado de varios entornos naturales de la Comunitat Valenciana.

Cifra récord en l'Albufera de València con 13.300 flamencos

Agencia EFE

En SAV, por ejemplo, llevan adelante acciones de preservación de l'Albufera, «un sitio idílico» como definió Sancho, con acciones en pro de la prevención de incendios, el cuidado de la flora y la fauna o la recuperación de las dunas. Por su parte, el programa Guardian de Hidraqua es un plan de prevención de incendios en el parque natural del Túria con la construcción de una estación regeneradora de agua destinada al riesgo preventivo y de mantenimiento de las zonas de barreras verdes de protección contra posibles incendios.

La Comunitat Valenciana y su potencial como exportadora de renovables 

La descarbonización es uno de los principales objetivos de la sostenibilidad corporativa; más en el contexto de triple crisis actual: la climática, la energética (derivada de la guerra de Ucrania) y la geopolítica. «Descarbonizar es la solución para estas tres crisis», afirmó Roth, representante de Statkraft. Tres son las razones. En primer lugar, porque es la «forma más rápida de reducir las emisiones de CO2». En segundo lugar, porque las energías renovables abaratan el coste energético. Y, por último, porque si cada territorio produce la energía que consume porque, así, se «es menos dependiente de los vaivenes políticos que se produzcan». 

En este sentido, la Comunitat Valenciana cuenta con «un gran potencial de exportación de energía» según el representante de Statkraft. A sus excelentes condiciones meteorológicas, como un gran número de horas de sol y unas comarcas de interior con un elevado potencial eólico, se suma su ubicación, cercana a regiones demandantes de energía como Madrid o Barcelona, conectada con las Islas Baleares y en el centro del futuro corredor de energía de la Unión Europea. Además, la región recoge «todo lo necesario para desarrollar energías renovables», como grandes equipos multidisciplinares e ingenieros de primer nivel, entre otros. 

Sin embargo, este potencial no se está aprovechando puesto que sólo el 16 % de la energía consumida en la región es renovable, a pesar de su consumo elevado —por encima del habitual para una región de dimensiones y población similares— como consecuencia del gasto energético de sectores como la industria textil o cerámica, el sector logístico o la agricultura.