Media centenar de personas trabajan para restablecer el tráfico en la Alta Velocidad

El montaje de una bomba exterior ha sido finalmente la solución arbitrada por los técnicos tras comprobar el alcance de los daños

El montaje de una bomba exterior ha sido finalmente la solución arbitrada por los técnicos tras comprobar el alcance de los daños

El montaje de una bomba exterior ha sido finalmente la solución arbitrada por los técnicos tras comprobar el alcance de los daños / EFE/Ana Escobar

M. Mínguez/J.R.

Medio centenar de personas trabajan en la evacuación del agua del túnel que desde esta madrugada tiene paralizada la circulación en la línea de Alta Velocidad Madrid-Valencia. La incidencia, cuyo desencadenante fue un incendio cuyas causas se descononen pero que, ha afectado a los sistemas internos de achique. El montaje de una bomba exterior ha sido finalmente la solución arbitrada por los técnicos tras comprobar el alcance de los daños. Adif no ha podido concretar aún el plazo para la resolución de la averia pero ha abierto una investigación para esclarecer lo sucedido.

Aunque inicialmente se pensó en que el problema podría resolverse en un plazo prudencial, finalmente la gravedad de los desperfectos obligó a suspender la salida de los trenes a primera hora de la mañana. La acumulación de agua ha llegado hasta los 80 cm sobre el carril en el túnel de San Isidro, el de acceso de Alta Velocidad a Valencia. El fuego quemó el cableado de las bombas, aunque todavía no ha sido posible acceder a la zona afectada, ya que el nivel freático del túnel está por debajo del nivel del mar.

Ángel Contreras, director general de Conservación y Mantenimiento de Adif, durante su declación a los medios

Ángel Contreras, director general de Conservación y Mantenimiento de Adif, durante su declación a los medios / EFE/Ana Escobar

Fueron los bomberos del Ayuntamiento de València y resto de Fuerzas de Seguridad del Estado los que inicialmente acudieron para solventar el problema y aunque los primeros sofocaron las llamas el intenso humo dentro disparó la contaminación. Ángel Contreras, director general de Conservación y Mantenimiento de Adif, advertía de lo complejo de dar un plazo para la resolución del problema. “Hay que ver cómo funciona y el ritmo de extracción de la bomba” para una primera estimación. “Se ha visto que era un tema bastante grave que no se podía solucionar rápidamente”, incidiendo en que la alta concentración de monóxido de carbono ha complicado los trabajos.

Soluciones alternativas de Renfe

“Como siempre, en estas circunstancias, se ha mantenido permanente comunicación con las empresas ferroviarias para su valoración y la definición de sus planes alternativos de transporte”, se incide desde Adif, que aunque investiga las causas del incendio, continúan sin esclarecerse. Renfe comunicaba horas antes que son unos 3.500 sus afectados, aunque ya había dado soluciones alternativas a unos dos mil después de habilitar transporte por carretera y varios Alvia tras la inundación de un túnel que afecta a los trenes de alta velocidad. Otros dos operadores, Ouigo e Iryo, también han suspendo completament el servicio.