El agua de l'Albufera, cada vez más clara

El Tancat de la Pipa experimenta una mejora en la transparencia de sus aguas con el vaciado de los arrozales

Mejora el color del agua en l'Albufera

Mejora el color del agua en l'Albufera / Miguel Angel Montesinos

Vicent Rodríguez

El agua de l'Albufera cada vez está más clara. Sin llegar a alcanzar la transparencia que requieren los ecosistemas del lago, al menos el tono rojizo de los últimos meses empieza a quedar atrás como ya avanzaba hace semanas Levante-EMV. Así lo aseguraba ayer Acció Ecologista Agró, en el contexto del Congreso de Humedales ante el Cambio Climático que se celebra en València. El colectivo ambientalista afirma que una de las pruebas más evidentes de esto es el color verde y la turbidez que caracterizan l'Albufera y que impiden visualizar el fondo de la laguna, a pesar de su poca profundidad (alrededor de 1,20 metros de media en toda la laguna). Según Acció Ecologista Agró, esta mejora de las circunstancias "es temporal y responde a la aportación hídrica de calidad que el humedal necesita, pero no es nada casual, puesto que está vinculada a una de las fases del cultivo del arroz, conocida como la 'perellonà' o fase clara".

Mejora el color del agua en l'Albufera

Mejora el color del agua en l'Albufera / Miguel Angel Montesinos

Alto nivel de eutrofización

Pese a las mejoras insisten en que l'Albufera continúa presentando un elevado nivel de eutrofización, es decir de concentración de fósforo y nitrógeno. "La presencia de estos nutrientes en las aguas, típica de sistemas hipereutróficos, que como l'Albufera han sido desencadenados por la actividad humana, tiene sus orígenes en el gran desarrollo urbanístico de los años 60, momento a partir del cual el ecosistema empezó a colapsar", recuerdan. "Desde entonces, es cierto que las condiciones ecológicas han mejorado, pero no se puede afirmar que nuestro humedal se haya recuperado de aquel fatídico suceso", subraya Eva Tudela. que forma parte de la Junta Rectora del Parc Natural de l'Albufera.

Acció Eologista Agró indica que las elevadas temperaturas y la escasez hídrica provocaron que 2023 fuera el año más seco de las últimas cuatro décadas.

Situación de emergencia

"Estas condiciones responden a la actual situación de emergencia climática, con perspectivas de agraviarse, que a día de hoy, ya está afectando las dinámicas y equilibrios de las zonas húmedas, como se ha podido ver los últimos meses en la Comunitat Valenciana", incide Tudela. "Ahora, que se están vaciando los campos, llegan aportaciones de agua que mejoran en algunas zonas la transparencia de la laguna", asegura la entidad. Los expertos en humedales reunidos estos días en València advertían el jueves de la necesidad de preservar estos parajes, que son aliados para la captación de emisiones.

La 'perellonà' o fase clara

La asociación la describe como la fase que ocurre cuando los arrozales se vacían después de las inundaciones invernales, siempre que estas hayan sido abundantes. De esta forma, la entrada de aportaciones de agua de calidad a la laguna favorece la proliferación de un pequeño crustáceo denominado pulga de agua, que es capaz de filtrar el agua y reducir las poblaciones de fitoplancton, responsables de la coloración verde de la laguna.  

"Este proceso empezó a observarse hacia el final del siglo pasado. Y, desde entonces, se ha vuelto a repetir, en los 2000 y más recientemente en 2022, durante unos días y, incluso, a veces, algunas semanas, pero no tiene por qué ser recurrente", aclara Acció Ecologista Agró.

Fase clara inususal

Para la asociación ecologista, con el inicio de 2024 se cierra una 'perellonà' completamente marcada por la escasez hídrica. "A pesar de esta tardía y excepcional fase clara, el agua de los campos de arroz cargada de zooplancton y después de un tiempo de renaturalización, está entrando a l'Albufera con el comienzo del vaciado de los campos. Pese a que, desgraciadamente no parece que sea suficiente para provocar una de las esperadas fases claras de l'Albufera, sí que es cierto que alrededor de las acequias principales y barrancos se percibe un cambio en la coloración marrón e incremento de la transparencia. Sobre todo a la desembocadura del Barranco del Poio, donde el agua se mezcla con el efluente del Tancat de la Pipa, que es completamente transparente y viene cargado de pulgas y una gran cobertura de algas carófitas, se puede observar un incremento de la transparencia que casi permite ver el fondo", manifiesta Acció Ecologista Agró.

A pesar de que las fases claras son una muestra que si se mejora la calidad y cantidad de los afluentes hay posibilidades de mejora del sistema, la entidad ecologista puntualiza que esta claridad temporal que experimentan algunos lugares de l'Albufera no implica una recuperación del ecosistema. Para poder confirmar este hecho, indican que sería necesario que los flujos de agua de calidad se extendieron durante todo el año, añadidos a la eliminación de las entradas de aguas contaminadas que todavía recibe el humedal. Desde la asociación insisiten en que se está lejos de tener una Albufera con aguas cristalinas y en su estado óptimo de conservación, dada la falta de políticas valientes que dotan en el parque natural más importante de la Comunitat Valenciana del caudal de agua de calidad que necesita.

Una estación biológica en los otros seis humedales valencianos

La Generalitat anunció el jueves, aunque quedó eclipsado por el discurso negacionista del concejal de Vox José Gosálbez, la constitución de la comisión de seguimiento de la estación biológica de l’Albufera, un organismo compuesto por la Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio, el Ayuntamiento de València y la Universitat de València. Así lo manifestó el director general de Medio Natural, Raúl Mérida. El objetivo de esta iniciativa es convertir la estación biológica en una «base de operaciones» y un recurso docente para trabajos de campo relacionados con los ecosistemas acuáticos continentales, así como un «elemento de divulgación, conocimiento y sensibilización» sobre «el medio natural y sus problemas». En este sentido,apuntó que este órgano no va dirigido únicamente para l’Albufera, sino también para los otros seis humedales con los que cuenta la Comunitat Valenciana: el Hondo de Elche, las lagunas de la Mata-Torrevieja, las salinas de Santa Pola, el Prat de Cabanes-Torreblanca, el marjal de Pego-Oliva y els Estanys de Almenara.