Pacientes del Centro de Salud Mental de Bétera duermen en el salón por las altas temperaturas

Trabajadores y familiares de usuarios del antiguo psiquiátrico recaudan fondos para instalar aire acondicionado en un edificio "que no tiene ni mantenimiento público ni privado"

Entre las acciones planteadas destaca la venta de abanicos y un concierto benéfico

Venta de abanicos para recaudar fondos.

Venta de abanicos para recaudar fondos. / Levante-EMV

Mónica Ros

Mónica Ros

Cuando llega el verano trasladan a los usuarios al salón para que duerman allí. Y es que las altas temperaturas que registran las habitaciones impiden descanso alguno en un edificio sin aire acondicionado. Esa fue la "solución" que el año pasado adoptó la plantilla del Centro Específico para personas con Enfermedad Mental Crónica (CEEM) de Bétera ante un "calor asfixiante" y unas "quejas ignoradas" tanto por parte de la Administración pública (la entonces Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas) como por la empresa que gestiona el centro (Eulen). El verano de 2024 amenaza con igualar o superar las temperaturas del año pasado, pero nada ha cambiado en las instalaciones. Ni hay ni se espera la instalación de aire acondicionado por parte de una conselleria que ahora se denomina de Servicios Sociales, Igualdad y Vivienda y de una empresa que, eso sí, sigue siendo la misma y se encarga de la gestión a pesar de que el contrato terminó en 2017 encontrándonos en situación de enriquecimiento injusto ya que desde 2013 el centro no sale a concurso público.

Los trabajadores aseguran que ni la empresa y ni el Instituto Valenciano de Servicos Sociales (Ivass) -que es la entidad pública de la que depende el centro- se encargan del mantenimiento de las instalaciones "ya que no tiene delimitadas qué cosas dependen de cada uno y al final las instalaciones acumulan problemas porque están muy deterioradas y nadie arregla nada".

El aire acondicionado es una prioridad de trabajadores y usuarios que, sin embargo, nadie atiende. Por ello, los trabajadores del CEEM de Bétera y los familiares de usuarios han decidido iniciar una serie de acciones que tienen por objeto recaudar fondos con los que pagar aparatos de climatización o de aire acondicionado ante la inacción de las partes implicadas. Entre las acciones destaca la venta de abanicos y la celebración de un concierto reivindicativo para recaudar fondos.

Cartel del concierto benéfico.

Cartel del concierto benéfico. / Levante-EMV

"El CEEM de Bétera, perteneciente a la Conselleria de Servicios Sociales e Igualdad, se cae a trozos. Sin aires acondicionados, el año pasado las habitaciones alcanzaron los 42 grados. La conselleria, conocedora de esto, tiene abandonado su propio centro y se pasan la pelota unos a otros. No podemos permitir otro verano así", afirman los organizadores en el cartel del concierto reivindicativo. La cita será en el Ateneu Espai Cívic Cultural de Bétera, el domingo 23 de junio a las 19 horas.

Ni unos ni otros

"Las infraestructuras dependen de la conselleria pero en las últimas reuniones se indicó que las infraestructuras dependían del Ivass. Sin embargo, en el Ivass no tenían está información. El mantenimiento depende de la empresa que realiza la gestión. Pero la situación actual respecto a las infraestructuras ha atravesado el umbral de la dignidad. Uno de nuestras reclamaciones históricas es que las habitaciones de los usuarios dispongan de aire acondicionado. Debido a los últimos veranos y el aumento de temperatura muchos usuarios han tenido que dormir con los colchones en el salón", explican los trabajadores del CEEM Bétera.

Por ello, la asociación de familiares y los trabajadores "estamos en pie de lucha y no vamos a parar hasta conseguirlo. La asociación de familiares ha solicitado reunión con la conselleria con carácter urgente y semanalmente los trabajadores a título personal estamos solicitando también una reunión. Hemos pedido que vengan de salud laboral a medir las temperaturas que alcanza el edificio y estamos preparando un concierto en Bétera para dar a conocer nuestra situación y reivindicaciones bajo el lema 'No estamos locos, que sabemos lo que quermos'. Ya está bien".

El CEEM de Bétera nació con dos módulos, cada uno de 40 plazas "lo que en realidad corresponde a 2 CEEM, pero en el pliego de condiciones que se elaboró para la empresa gestora figura que somos uno", explican lso trabajadores. Ahí reside su otra reivindicación: los usuarios duplican el número de plantilla asignada. Desde la Conselleria de Servicios Sociales aseguran que será el decreto ed Tipologías el que ponga orden al desfase de la plantilla, mientras regularizan los contratos y las adjudicaciones del sector.

El centro se encuentra ubicado en dos de los pabellones de lo que antiguamente se conocía como el psiquiátrico de Bétera, que pertenecía a la Diputación de València. Sin embargo, la cesión de ambos pabellones por parte de la Diputación de Valencia fue realizada en 1996 y renovada mediante acuerdo publicado en el BOP de fecha 28 de diciembre de 2018 a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. El mantenimiento interno de los edificios corresponde según los documentos de cesión a la Conselleria de Igualdad y Políticas inclusivas, tal como recoge el convenio publicado en el BOP.