Balance desigual de los partidos en el primer año tras el triunfo de Mazón

El PP se declara "entusiasmado" con el Consell; Vox se muestra "moderadamente" satisfecho mientras PSPV y Compromís critican los recortes y la "política involucionista"

Los grupos parlamentarios se reúnen en la junta de síndics, este martes.

Los grupos parlamentarios se reúnen en la junta de síndics, este martes. / José Cuéllar/Corts

Diego Aitor San José

Diego Aitor San José

De "entusiasmados" a "política retrógrada e involucionista" pasando por el "moderadamente positivo" de los socios minoritarios o la factura económica. Es el balance desigual que los grupos parlamentarios representados en las Corts han emitido este martes en el primer aniversario de la victoria electoral de la candidatura que encabezaba Carlos Mazón y que provocó un cambio en la composición parlamentaria y posteriormente en el Consell; de un gobierno de izquierdas de PSPV, Compromís y Unides Podem a un bipartito de PP y Vox.

Si nunca llueve a gusto de todos, menos consenso iba a haber entre los implicados sobre los 365 días que han pasado desde que las urnas voltearon el tablero político valenciano. Porque las lecturas son bien diferentes según quién da el veredicto.

En el abanico gradual, los más satisfechos con los últimos meses son el PP, partido que dirige la acción de gobierno; seguido de Vox, socio minoritario que añade pretéritos imperfectos y condicionales de subjuntivo sobre lo que hubieran hecho si tuvieran mayoría absoluta y luego PSPV y Compromís que cargan con adjetivos como "retrógrado" o "vergüenza".

Por orden de este termómetro, el síndic del PP, Miguel Barrachina, ha celebrado "un año de cambio" en el que, ha asegurado, "se están cumpliendo todos los compromisos" que hicieron en campaña. Bajar impuestos, ahorro de gasto público, "apuesta social" o "libertad educativa" son algunos d elos ejemplos que ha dado. "Estamos felices por nosotros y doblemente felices por el contraste entre unos que cumplen y otros que incumplen", ha dicho Barrachina respecto al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y ha asegurado que los militantes del PP están "entusiasmados" con el Consell de Mazón.

La adjetivación baja de intensidad cuando son los socios de este Ejecutivo autonómico quienes dan su opinión. Así, según el portavoz de Vox en las Corts, Llanos Massó, la formación hace un balance "moderadamente positivo" de este año tras la victoria en el que, han señalado, "ha habido éxitos" aunque ha indicado que no se ha hecho "todo lo que hubiéramos hecho con una mayoría absoluta". Así, ha destacado que "todo lo que se ha hecho es porque estaba Vox en la coalición", pero ha indicado que de poder gobernar en solitario, habrían clausurado la Agencia Antifraude, la Acadèmia Valenciana de la Llengua no decidiría la normativa del valenciano y "habríamos ido más allá" en la ley de libertad educativa.

"El peor zaplanismo"

El confeti se acaba al llegar a las opiniones de la oposición que han criticado la gestión del Consell de PP y Vox. En este sentido, el síndic del PSPV, José Muñoz, ha calificado la política llevada a cabo por el actual Gobierno valenciano como "retrógrada e involucionista" en libertades y derechos, "pero también a nivel económico". Así, ha indicado que Mazón "está asumiendo los ejes de la extrema derecha" lo que le dejan como el "presidente del PP más radicalizado de España" y que además "gestiona fatal" con "recortes terribles" en temas como educación o sanidad. "Es el peor zaplanismo del que nos quedan tres años de travesía", ha remarcado.

Por su parte, el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, ha señalado que este martes no es "un día de celebración, sino un día para señalar que ha sido un año de recortes, de marcha atrás". De hecho, los valencianistas han anunciado que protestarán en más de 100 municipios "denunciando los puntos negros de la acción del gobierno del PP". Asimismo, Baldoví ha pasado la factura del año de PP y Vox a la Generalitat que ha cifrado en 800 millones que "afecta al día a día" de los valencianos con recortes de personal en Educación, condonación de deuda a empresas sanitarias, "bloqueo de infraestructuras" o "negacionismo climático". "Hay mucho que lamentar, han hecho que la vida sea peor", ha sentenciado.

Suscríbete para seguir leyendo