La derecha aplica el rodillo en las enmiendas a la totalidad a su batería legislativa

PP y Vox rechazan las propuestas alternativas de la izquierda a sus leyes de educación, À Punt y Antifraude

Diputados del PP hablan antes de empezar la sesión en las Corts, este miércoles.

Diputados del PP hablan antes de empezar la sesión en las Corts, este miércoles. / José Cuéllar/Corts

Diego Aitor San José

Diego Aitor San José

PP y Vox amarraron este miércoles en las Corts tres de las cinco proposiciones de ley (la del modelo de enseñanza lingüística, la de À Punt y la de la Agencia Antifraude) frente a las enmiendas a la totalidad presentadas por PSPV y Compromís. Y aunque el voto dictará sentencia este jueves, el debate de este miércoles dejó claro que los socios del Consell harán valer su mayoría en la cámara para tumbar las propuestas alternativas de socialistas y valencianistas y dar así un paso más en el trámite parlamentario, el antepenúltimo, antes de su votación definitiva que se prevé antes del 15 de julio. 

Paradojas temporales, el día después del primer aniversario de las elecciones que cambiaron la mayoría de PSPV, Compromís y Unides Podem por una de PP y Vox, el debate a las enmiendas a la totalidad a las leyes planteadas por populares y voxistas revivieron al extinto Botànic. Las normas que la izquierda impulsó durante sus ocho años de gobierno formaron el centro del debate, tanto como propuesta alternativa “actualizadas” por parte de las formaciones progresistas como forma de justificación de los socios del Consell para impulsar sus propias leyes.

El esquema más o menos se repitió casi inalterable durante la sesión matutina. PSPV y Compromís proponían como enmienda a la totalidad una norma del Botànic "actualizada" y ofrecían que esta fuera la base para empezar una negociación frente a las propuestas de PP y Vox ante las que lanzaban críticas como que "discriminan al valenciano" o de "implantar el control político en los medios públicos". Tras ello, los socios del Consell desguazaban el planteamiento y cargaban contra el "fracaso" de la gestión hecha por las formaciones progresistas como forma de justificar sus propuestas. "Si lo hubieran hecho tan bien como dicen, no estaríamos aquí", llegó a escucharse desde la tribuna por parte de la derecha.

Rechazo a todas

Ocurrió en la de Libertad educativa, para la que la izquierda propuso mantener la de Plurilingüismo pactando cambios con 'populares' y voxistas; en la de À Punt, donde la izquierda plantea la fusión de la Sociedad Anónima y la Corporación (algo que también hace la ley de PP y Vox), y en menor medida en la de la Agencia Antifraude, donde el debate quedó concentrado en el proceso de sucesión de su director, Joan Llinares. De hecho, en esta, socialistas y valencianistas propusieron retirar su enmienda a la totalidad si se aceptaba mantener la mayoría cualificada (tres quintos) para elegir su relevo y no por mayoría absoluta.

Sin embargo, en todas acabó sucediendo lo mismo: populares y voxistas se blindaron ante sus normas y anunciaron su rechazo a las enmiendas a la totalidad. El de este jueves será el antepenúltio trámite hasta que la batería legislativa de la derecha salga adelante. Todavía deberán debatirse en comisión las enmiendas parciales y volver al pleno una vez más, algo que será antes de finalizar el periodo de sesiones, el 15 de julio. Además, a este proceso se han de añadir la ley de Concordia y Transparencia que PP y Vox dejaron para otro pleno.

Suscríbete para seguir leyendo