El otro 9J: El PSOE gana en Ontinyent, Mompó pierde por un voto y Morant cae en Gandia

El PP avanza en feudos socialistas, y las polémicas no restan apoyos al bloque de derechas en ciudades como Burriana o Elx

Mompó, Pérez Llorca, Mazón y Català, la noche electoral.

Mompó, Pérez Llorca, Mazón y Català, la noche electoral. / Fernando Bustamante

José Luis García Nieves

José Luis García Nieves

Son unas elecciones europeas, votadas en clave nacional y sin consecuencias políticas en ningún ámbito de proximidad. Nadie juzga a su alcalde en unas elecciones en las que la participación cae a la mitad y donde suele emerger el voto protesta o la excentricidad. Sin embargo, es inevitable extrapolar, comparar, concluir y tratar de sacar lecciones. Porque los resultados electorales, sobre todo en este tipo de convocatoria, siempre dejan resultados sorprendentes.

Pensando, por ejemplo, en la Diputación de Valencia, cabe destacar el apoyo de Ontinyent al PSOE. Se trata de una ciudad claramente progresista donde Pedro Sánchez se impone con el 32,4 % de los votos, por encima del PP, y Compromís-Sumar se acerca al 15 %, uno de sus mejores resultados en todo el territorio. Lo curioso es que Ontinyent es la ciudad de Jorge Rodríguez, alcalde con Ens Uneix, la formación municipalista creada tras la ruptura con el PSPV, y que además gobierna la diputación en coalición con el PP. Ens Uneix logró un 54 % en las pasadas municipales, 22 puntos más que el PSOE ahora. Precisamente, el presidente de la diputación y alcalde de Gavarda, Vicent Mompó, perdió las elecciones en su municipio… por un voto. 164 sufragios al PSOE y 163 papeletas al PP.

Bielsa resiste

Siguiendo en la Diputación de Valencia, otro municipio donde los socialistas mantienen su hegemonía es Mislata, la ciudad del portavoz Carlos Fernández Bielsa. Eso sí, pierde posiciones, al pasar de su impresionante mayoría del 63% en las municipales de hace un año al 36,6% cosechado este domingo.

Hay más ciudades que encierran cierto simbolismo por acoger a algunos de los líderes políticos valencianos y también dejan resultados curiosos. Es el caso de Gandia, gobernada por los socialistas y que tuvo como alcaldesa a la actual líder del PSPV y ministra Diana Morant. El PP se impuso con casi el 36 % de los votos, tres puntos más que los socialistas.

El PSOE resiste en la ciudad de la gigafactoría

En otro feudo del partido del puño y la rosa, Sagunt, el alcalde Darío Moreno conserva la mayoría socialista (36,7 %) y además lo hace de manera clara, frente al 28 % de los populares. Un refuerzo al partido en una ciudad en plena transformación gracias a la inversión de Volkswagen, facilitada también por el Gobierno y el anterior Consell progresista.

En Paterna, sin embargo, otra ciudad de amplia mayoría municipal socialista con el alcalde Juan Antonio Sagredo, hubo ‘sorpaso’. La papeleta de Dolors Montserrat ha sido la más votada, 1,6 puntos por encima que la socialista. Y en Sueca, la ciudad que dirigió el síndic de Compromís, Joan Baldoví, las fuerzas progresistas también fueron mayorirarias, con casi el 37 % para el PSOE, el 13 % para Compromís-Sumar y el 27 % para el PP.

Viajando hacia el sur, resulta reseñable también la derrota socialista en otra gran ciudad socialista, la de Elda, dirigida por el Rubén Alfaro, portavoz de la ejecutiva del PSPV; o las claras victorias del PP en Alicante, la ciudad de Carlos Mazón, con el 39,4 % de los votos; o en Elx, donde las polémicas en torno a la coalición con Vox tampoco han hecho mella: 39,15% para los populares y el 31,04 % para el PSPV de Alejandro Soler, que también es el presidente del partido. Quien más puede presumir entre los alicantinos es Juanfran Pérez Llorca, el secretario general del PPCV y alcalde de Finestrat, que logró casi un 46% de los votos, 20 puntos más que los socialistas.

Burriana: el ruido no penaliza

También en Castelló había municipios simbólicos de cuyos resultados se iba a sacar lecturas. Una de ellas es Morella, histórico feudo socialista y municipio dirigido por Ximo Puig durante 16 años. Allí volvió a ganar el PSOE, con el 45,7 % de los votos, tras la pérdida de la alcaldía hace ahora un año. Y Burriana, uno de los municipios de los pactos PP-Vox de los que más se ha hablado estos meses, la alianza conservadora ha mantenido intactos sus apoyos. De hecho, la mayoría de derechas es más que sólida, con el 38 % del PP; el casi 13 % de Vox y la irrupción del partido de Alvise Pérez, que logró un 7 % en este municipio conocido ahora por las batallas culturales impulsadas por Vox.

El PP se posiciona en ciudades estratégicas

En todo caso, más allá de la anécdota, en el PP subrayaban este lunes el avance en grandes ciudades metropolitanas y cabeceras de comarca, como Alzira, Gandia, Torrent, Paterna, Picassent, en la provincia de Valencia; Villena, Petrer o Elda, en Alicante; y Vila-real o Nules, en Castellón. Habrá que ver, en todo caso, si estos resultados marcan una tendencia o si las próximas municipales corrigen los resultados.