DÍA MUNDIAL DEL CÁNCER DE PIEL

"El daño producido por el sol no aparece hasta años más tarde"

Levante-EMV organiza un encuentro con reconocidos profesionales del ámbito sanitario para abordar la prevención, concienciación y últimos avances en investigación y tratamiento del cáncer de piel

La periodista Silvia Tomás, Juan Sandoval, el Dr. Héctor Aguilar, el Dr. Onofre Sanmartín y Leonor Prieto en el plató de Levante TV.

Vídeo: Levante TV | Foto: F. Bustamante

Sara Cañada

Sara Cañada

Recordar la importancia de la prevención y concienciación sobre el cáncer de piel es uno de los grandes retos de cara a este 13 de junio. En España se diagnostican más de 78.000 casos anuales del cáncer de piel, de los cuales el 95% presentan un cáncer de piel tipo no melanoma. Por lo que respecta al cáncer de piel más grave, el melanoma, la incidencia en España está al alza. La tasa anual se ha incrementado de 2003 a 2024 tanto en hombres como en mujeres, registrando una subida anual del 1,1% y 1,2%, respectivamente. Este 2024 se estima que se contabilizarán 7.881 casos nuevos de melanoma cutáneo.

Con motivo del Día Mundial del Cáncer de Piel, Levante-EMV reunió en sus instalaciones a un relevante grupo de profesionales en un encuentro moderado por Silvia Tomás, directora de Relaciones Institucionales de Prensa Ibérica en València, con el objetivo de concienciar a la población sobre esta enfermedad: cómo prevenirla, detectar los signos de alarma de forma temprana y dar a conocer los tratamientos más avanzados. A esta cita anual acudieron personalidades del mundo sanitario como el Dr. Onofre Sanmartín, jefe del servicio de Dermatología del IVO; el Dr. Héctor Aguilar, médico adjunto del servicio de Oncología Médico del IVO; el Dr. Juan Sandoval, director de la Unidad de Epigenómica IIS La Fe y Leonor Prieto, directora científica de Laboratorios La Roche-Posay.

A grandes rasgos, esta enfermedad se clasifica en dos grupos: el cáncer cutáneo no melanoma (tumores que crecen en la zona de escote y manos principalmente) y los melanomas (con potencial de metástasis). Los signos de alerta del cáncer cutáneo no melanoma no deben subestimarse, de hacerlo, podrían convertirse en «un problema serio de salud si permanecen sin tratamiento durante demasiado tiempo», apuntó el Dr. Onofre Sanmartín.

Dr. Onofre Sanmartín, jefe del servicio de Dermatología del IVO.

Dr. Onofre Sanmartín, jefe del servicio de Dermatología del IVO. / Fernando Bustamante

Los expertos incidieron en la necesidad de concienciar a la sociedad acerca del cáncer cutáneo, considerada la enfermedad más común en todo el mundo. Para ello, hicieron alusión a la necesidad de un diagnóstico precoz. Todo empieza con la autoexploración. «La aparición de un nuevo lunar o cambios en alguno ya existente en su tonalidad o tamaño, sensación de picor o pequeñas heridas que no curan son motivo de consulta a un dermatólogo», destalló Sanmartín.

Capital solar

El sol tiene un ‘ying y un yang’. Aporta múltiples beneficios pero a la vez está presente la radiación ultravioleta B, el «enemigo en la sombra», como definió Leonor Prieto. No quema, pero con el paso del tiempo produce «alteraciones» como alergia al sol, hiperpigmentación o inmunodepresión. Y es que no hay que olvidar que el efecto del sol es «acumulativo» y en ocasiones sus efectos son a nivel interno, por lo que «es importante preguntar a los profesionales para tener la mejor educación frente al sol», subrayó.

A este respecto, el Dr. Sanmartín acuñó el término de ‘capital solar’ para referirse a la cantidad de sol que la piel es capaz de recibir sin dañarse. «Una persona con poco capital solar a la tercera quemadura podría desarrollar un cáncer cutáneo».

Leonor Prieto, directora científica de Laboratorios La Roche-Posay.

Leonor Prieto, directora científica de Laboratorios La Roche-Posay. / Fernando Bustamante

Y es que uno de los principales problemas es que «el daño solar no aparece hasta años más tarde». Por eso la fotoprotección juega un papel primordial a la hora combatirlo. Usar crema solar, evitar las horas centrales del día o pasar menos horas, buscar la sombra y la fotoprotección física —camiseta, gorra o gafas— son hábitos saludables para lucir una piel bonita y bien cuidada.

Aunque la aplicación de crema solar es el método más empleado, «solo el 27% de la población se fotoprotege todos los días y un 35% no relaciona directamente el sol con el cáncer de piel», manifestó Leonor Prieto.

En este sentido la prevención es crucial. ¿Quiénes son aquellos que tienen más riesgo? Las personas con «antecedentes de melanoma, las que tienen muchos lunares, las que han sufrido numerosas quemaduras solares y las que detecten una lesión», enumeró Sanmartín. Y es que se calcula que en España, de los mayores de 65 años, «uno de cada cuatro va a tener un cáncer de piel no melanoma». Por fortuna, pese a que el melonoma sube poco a poco su incidencia, la mortalidad se ha quedado «plana».

Fotoprotección

El papel de la industria farmacéutica es esencial para lograr que la población adquiera buenos hábitos como aplicarse crema solar a diario. El mejor fotoprotector es el que te pones y eso lo tienen muy presente los laboratorios. Crear cremas más atractivas, de diferentes texturas o brumas para llevar sobre el maquillaje es su objetivo. La experta y directora de La Roche-Posay afirmó que están enfocados en buscar «filtros que cubran todo el espectro —sobretodo el ultravioleta—, aunque no existe un fotoprotector 100%». Otro factor a tener en cuenta es la homogeneidad. No extender correctamente la crema «puede reducir el factor de protección hasta en un 50%». Y es que la fotoprotección no es una cuestión de vender más, sino una «cuestión de salud pública», matizó.

En relación a esto, existen personas que se niegan a usar cremas porque tienen «disruptores endocrinos». Al respecto, Prieto explicó que la normativa europea es muy rigurosa y especifica «qué productos y en qué concentración» pueden llevar las cremas.

Las campañas de concienciación son otra gran herramienta que juega a favor de los expertos para concienciar a la población sobre la importancia de cuidar su piel. Está demostrado que tardan unos 30 años en «calar» y hay evidencias de su éxito. En Australia las hay desde hace décadas y que personajes tan notorios como Nicole Kidman y Hugh Jackman hablaran sobre casos reales cambió radicalmente las cifras del cáncer de piel del país.

Inteligencia Artificial

Con la irrupción de la Inteligencia Artificial hay «aparatos que permiten hacer una foto total del cuerpo con 40 cámaras capaces de detectar qué lesiones son susceptibles de ser peligrosas y cuáles deberían ser analizadas», señaló Sanmartín.

"Solo el 27% de la población se fotoprotege todos los días y un 35% no relaciona directamente el sol con el cáncer de piel"

Sin duda, la IA facilita el trabajo de los médicos y va a revolucionar en muchos campos la detección precoz del cáncer de piel. En palabras del Dr. Sandoval, es preciso un «enfoque holístico» del cáncer, poder abordarlo desde diferentes enfoques. En la mayoría de proyectos que lleva acabo intenta añadir esta «nueva capa de regulación que podría ser la IA» y que va a ser otro «cambio de paradigma». La imagen y el análisis que aporta son muy importantes pero para poder organizar toda esa información extraída hace falta un «equipo multidisciplinar» que saque la máxima eficiencia a toda esa cantidad de datos —hablamos de terabytes—». Parece ciencia ficción, pero está más cerca de lo que parece.

Tratamientos y avances

En la actualidad hay diferentes tratamientos. En primer lugar, habría que «localizar» la lesión y el tipo de tumor para poder emplear las múltiples terapias que hay como la cirugía, la radioterapia o la inmunoterapia, «el abordaje debe ser multidisciplinar». Precisamente la inmunoterapia ha representado uno de los grandes avances, sobretodo con los inhibidores de punto control y con las terapias dirigidas. «Se han identificado biomarcadores que han ayudado a predecir el pronóstico», explicó el Dr. Héctor Aguilar.

El Dr. Juan Sandoval, director de la Unidad de Epigenómica IIS La Fe.

El Dr. Juan Sandoval, director de la Unidad de Epigenómica IIS La Fe. / Fernando Bustamante

La inmunoterapia ha sido un cambio de paradigma esta última década, que consiste en ayudar al sistema inmune a combatir el cáncer. Esto ha logrado que «pacientes en estadio 4 con metástasis mejoren su esperanza de vida y se conviertan en pacientes de larga duración. Está salvando muchas vidas», explicó el Dr. Juan Sandoval.

Investigación

Además, como investigador, Sandoval resaltó el papel de la Epigenómica para «encontrar biomarcadores predictivos que permitan predecir si el paciente puede progresar o no y poder indicar a los clínicos, oncólogos y dermatólogos el mejor tratamiento para cada caso concreto».

Sanmartín: "En España, de las personas mayores de 65 años se calcula que una de cada cuatro va a tener un cáncer cutáneo no melanoma"

También señaló la necesidad de invertir en proyectos con tecnología de última generación para ser «competitivos». Invertir hoy en ciencia puede suponer que en un futuro «no se tengan que realizar operaciones quirúrgicas» y se pueda tratar de otra forma. 

La peligrosa moda del callo solar que circula por las redes sociales

El bulo del ‘callo solar’ está muy extendido en TikTok. Esta peligrosa moda consiste en exponerse al sol sin protección y de manera continuada para que la piel desarrolle tolerancia al sol y a la radiación ultravioleta. Esta práctica está totalmente desaconsejada y puede provocar importantes daños en la piel que van desde envejecimiento, manchas solares y quemaduras hasta cáncer de piel.

Esta tesis que se queda en mera «palabrería» que hace daño. «El callo solar no existe, no es verdad y hay que desmentirlo radicalmente. Someter la piel a irradiación solar inadecuada para endurecerla no conduce a nada más que a daño solar», expresó el reputado Dr. Onofre Sanmartín en el encuentro organizado por Levante-EMV.

Esta peligrosa práctica generó debate entre los expertos, que quisieron lanzar un mensaje a la población, especialmente a la más joven sobre el problema de las redes sociales con respecto a la información sanitaria que se encuentra. Es cierto que este tipo de contenido llega a un público mucho más amplio y de manera más ágil que una campaña publicitaria. El peligro radica en los datos que se aportan, pues muchos de ellos no responden a ningún estudio ni está avalado por los profesionales de este ámbito sanitario.

Dr. Héctor Aguilar, médico adjunto del servicio de Oncología Médico del IVO.

Dr. Héctor Aguilar, médico adjunto del servicio de Oncología Médico del IVO. / Fernando Bustamante

Los expertos coincidieron en la necesidad de una regulación de los contenidos que se vierten en las redes. Por su parte, el Dr. Onofre, consideró que estas afirmaciones sin base científica difundidas a través de las redes sociales deberían regularse porque «vancontra la salud pública. La libertad de expresión tiene un límite y el límite estaría aquí. Estos influencers emplean palabras técnicas pero cuando se les sigue el discurso se nota que no saben de lo que hablan, es palabrería lamentable... como intentar defender que la tierra es plana». Hace falta más «responsabilidad social de los que publican este tipo de contenido y de las autoridades para evitar que la gente replique estas actitudes que son erróneas», indicó también el Dr. Aguilar.

«Vamos a tener que hacernos tiktokers para intentar revertir informaciones como esta», se quejaba el Dr. Sandoval, que no salía de su asombro sobre la impunidad de algunos influencers que ejercen una «mala influencia» bajo el paraguas de las plataformas digitales para ofrecer un contenido que no está contrastado ni se basa en fuentes científicas y confunde a la población más joven, que es la que en su mayoría, consume este tipo de información.