Sanidad | Plan de verano

Sanidad cierra 4 consultorios auxiliares y amplía las vacaciones hasta noviembre

Conselleria destina 79,5 millones para contratar a 8.600 profesionales sanitarios

Los hospitales cerrarán 2.713 camas hospitalarias, 625 más que en 2023, a pesar del «esfuerzo organizativo» 

Consultorio médico de Peñíscola, cerrado en una foto de archivo el pasado verano.

Consultorio médico de Peñíscola, cerrado en una foto de archivo el pasado verano. / Alba Boix

Lluís Pérez

Lluís Pérez

La conselleria de Sanidad presentó ayer el Plan de Vacaciones 2024, las medidas extraordinaria para la atención sanitaria desde el próximo 15 de junio y el 30 de noviembre. Con un presupuesto de 79,5 millones, 7,2 más que el año anterior, el plan prevé la contratación de 8.600 profesionales sanitarios. Pero, en contraposición, se abren cuatro consultorios auxiliares de playa menos, se prevé el cierre de 625 camas hospitalarias más y, además, se toman otras medidas —adelantadas por Levante-EMV- como ampliar hasta noviembre el periodo de vacaciones de los médicos y fomentar la movilidad del personal; es decir, trasladar a los sanitarios a centros con más necesidades, algo previsto en el decreto de asistencia sanitaria aprobado en febrero, por un máximo de 90 días.

Para cubrir las vacaciones, Sanidad lanza una oferta de 8.628 profesionales, aunque como critican desde Compromís son 2.500 menos que el año pasado, porque «incluye como si fueran refuerzos» el personal de las reversiones de Dénia y Manises, realizadas en febrero y mayo de este año. 765 serán médicos; 2.869, enfermeros; 2.779 técnicos y 1.067, celadores, entre otros. Falta ver, especialmente en el caso de los facultativos, si se consigue personal para contratar. La bolsa de médicos de familia está vacía, la Comunitat Valenciana tiene un déficit de un millar en el último lustro, por los recortes del MIR desde la recesión del 2011, y tampoco se podrá contar con los 606 residentes de cuarto año. El Ministerio de Sanidad no ha autorizado adelantar el fin de su formación, como pedía algunas autonomías, entre ellas la valenciana.

El conseller de Sanidad, Marciano Gómez, expresó ayer la dificultad que ha supuesto el diseño del plan por la falta de médicos —incidió en la «inacción» del Ministerio— y justificó la toma de algunas medidas «condicionadas a la disponibilidad del personal» ante una situación extraordinaria y explicó que se ha realizado un "esfuerzo ímprobo" organizativo. El viernes hay un nuevo Consejo Interterritorial de Salud y Gómez volverá a reclamar medidas a la ministra García. 

«Los MIR son el 5 % del personal»

El socialista Rafa Simó ha criticado que el conseller Marciano Gómez eluda su responsabilidad porque «los MIR de cuarto año son solo el 5 % del personal» y no pueden ser «ni mano de obra barata, ni una excusa». Y considera que las políticas del Consell provocan la fuga de profesionales a la privada. 

Desde Compromís, Carles Esteve, apunta a una «manipulación de las cifras» y asegura que Sanidad recorta 3,5 millones de euros en recortes sanitarios y que habrá 2.500 profesionales menos trabajando. «Son 2.500 menos porque cuelan el personal de las reversiones», asegura. 

Cierre de instalaciones

Gómez aseguró hace unos días que mantendrá «al menos, la misma prestación que el pasado año». En este sentido, Sanidad prevé la apertura de 19 consultorios auxiliares para reforzar la asistencia en la costa: seis en Castellón, aunque  el de Benicàssim Atlanta solo abrirá en agosto; ocho en Valencia; y cinco en Alicante. Son cuatro menos que en 2023, al anunciar el cierre de los de Mareny de Barrenquetes, Faro de Cullera, como adelantaba ayer este periódico, Muchavista y Santa Pola Platja Lisa. En contraprestación, se reforzarán hasta 66 centros de salud en las zonas más turísticas para garantizar la asistencia.

En cuanto a las camas hospitalarias, el Plan de Vacaciones 2024 prevé el cierre de 625 más que el año anterior. Se inhabilitarán 2.713 frente a las 2.088 del pasado año. Cabe recordar que, el año pasado, el entonces portavoz de Sanidad de los populares, Juan José Zaplana, acusó al Botànic de «batir el récord de cierre de camas hospitalarias» por la «falta de planificación» del entonces Consell. Este año, cerrarán 625 más.

En cuanto al horario de los centros de salud, se reducirá a partir del 1 de julio. Abrirán hasta las tres de la tarde y no volverán a abrir hasta la ocho de mañana del día siguiente; las Urgencias se atenderán en los puntos de atención sanitaria (PAS). Es una medida habitual de todos los años y mantiene el cierre hasta finales de septiembre, como ya se hizo en 2023.

Reacción sindical

La reacción de los sindicatos no se ha hecho esperar, ya que llevaban semanas reclamando conocer los detalles del plan. CCOO y UGT lanzaron ayer criticas a la conselleria; los primeros por no haberlo presentado antes, aunque Gómez se justificó en la reunión del pasado 5 de junio con el Ministerio, por ampliar el periodo vacacional de «forma unilateral» y por incluir medidas que «continúan exprimiendo al personal». Los segundos alertan sobre el cierre de un 23 % de camas adicional y reclaman que el retraso de las vacaciones sea «realmente voluntario» y sin coacciones». Menos críticos son desde CSIF, sindicato que señala hacia el Ministerio de Sanidad por su «falta de colaboración», a la vez que solicita refuerzos para «garantizar la máxima cobertura sanitaria».

Suscríbete para seguir leyendo