Sanidad

Los 2.000 técnicos en Emergencias Sanitarias llegan al límite: "Queremos salarios dignos"

La concentración frente a Sanidad reclama un convenio laboral con salarios equiparables al de otras autonomías

La protesta se realiza tras seis meses de negociación con la concesionaria sin acuerdo

Protesta de los transportistas de ambulancias: "Queremos salarios dignos"

Levante-EMV

Lluís Pérez

Lluís Pérez

El personal del Servicio Técnico de Emergencias Sanitarias, los antiguos transportistas sanitarios en ambulancia de la Comunitat Valenciana, reivindica un convenio colectivo "digno" para el sector. Tras seis meses de negociaciones, han decidido alzar su voz con una concentración a las puertas de la conselleria de Sanidad en la mañana del miércoles, en una protesta impulsada conjuntamente por CSIF, UGT y CCOO. Reclaman una revalorización de su salario, hasta un 45 % inferior que en otras autonomías, y denuncian el incumplimiento del acuerdo de la empresa concesionaria con Sanidad, del 3 % anual, al que se comprometieron en verano de 2022. Los afectados son cerca de 2.000 trabajadores y trabajadoras.

"Llevamos seis meses de negociación con la patronal y sus principales empresas y siguen sin realizar ninguna propuesta que facilite un acuerdo", explica Javier Molina, responsable de transporte sanitario de servicios públicos UGT País Valenciano. De hecho, resalta que ni siquiera la empresa, cuya concesión se alargará hasta el año 2026, no propone ni el "incremento del 3 %" que, en todo caso, "es muy insuficiente".

Las diferencias salariales

El sueldo del personal del servicio de ambulancias se sitúa entre los 1.050 y los 1.200 euros netos por 40 horas semanales de trabajo, dependiendo de la categoría. Desde el sector, los representantes sociales alertan sobre "la desproporcionada cantidad de horas en exceso" que realizan en las que llegan a realizar hasta 60 horas adicionales al mes, "un proceso que ahora ha sido declarado como ilegal". Por ello, creen que la situación es "insostenible" y que los actuales salaries no se adecuan "ni a la formación, ni a las responsabilidades adquiridas", ni tampoco a la cantidad de horas realizadas.

La situación dista mucho de acercarse a la equiparación salarial con otras autonomías. En Madrid, por ejemplo, el salario es hasta un 45 % superior. Es la comunidad con el diferencial máximo, aunque en otras supera el 20 % como País Vasco (30 %), Navarra (25 %) o Cataluña, Castilla - La Mancha y Murcia, donde es del 20 %.

Un servicio público "esencial"

Muchas de estas autonomías gestionan directamente el servicio, con base a diferentes modelos. Pero, en la Comunitat Valenciana, la gestión está a cargo de una empresa privada, mediante una concesión administrativa. Según los sindicatos, es un método "no para optimizar", sino para "abaratarlo" a costa "de explotar a los trabajadores".

Creen que la situación no puede seguir así. "Hemos llegado a nuestro límite, merecemos salarios dignos", incide Molina. Al final, las malas condiciones laborales de la plantilla repercuten en el servicio: "La ciudadanía valenciana no merece que un servicio público esencial esté cimentado en su bajo coste", asegura las fuentes sindicales.

Suscríbete para seguir leyendo