Plan de Vacaciones

Sanidad dará incentivos a los médicos que doblen el cupo de pacientes

El decreto del módulo de refuerzos establece un pago por hora de 63,11 euros por hora de atención a los pacientes

Los representantes sociales temen que la voluntariedad acabe convirtiéndose en "coacciones" hacia los facultativos

Una médico de familia atiende a una paciente en un centro de salud de València.

Una médico de familia atiende a una paciente en un centro de salud de València. / Germán Caballero

Lluís Pérez

Lluís Pérez

El Plan de Vacaciones 2024 de la conselleria de Sanidad establece una serie de medidas extraordinarias para garantizar la asistencia sanitaria para el verano. El déficit de médicos provoca que la temporada sea más compleja de lo habitual; de hecho, se abrirán cuatro consultorios auxiliares menos que el pasado año 2023 y se reducirá el número de camas en 2.713, 625 más que el año pasado. Pero el presupuesto de casi 80 millones de euros servirá para contratar cerca de 8.600 profesionales -un millar de ellos pertenecen a la incorporación de los departamentos de Dénia y Manises tras la reversión- para cubrir las vacaciones de los médicos. Entre las medidas, también se incluyen incentivos económicos para cogerse las vacaciones fuera del verano -hasta el mes de noviembre- o, también, para aquellos facultativos que, voluntariamente, asuman la cartera de pacientes de otro médico.

La segunda no es una práctica cien por cien nueva; se ha realizado otros años en algunos departamentos para cubrir vacaciones o guardias. Se regula mediante los módulos de productividad, conocidos como autoconciertos, que se realizan todo el año de forma voluntaria en la mayoría de especialidades, principalmente, en las quirúrgicas. Según la última actualización, aprobada por el Consell el pasado 30 de enero, los facultativos cobran 63,11 € por hora entre semana y 88,47 euros durante los festivos o, en caso, de ser módulos nocturnos. Si además la atención sanitaria se ofrece en un departamento distinto, el médico recibe una contraprestación económica en concepto de desplazamiento; actualmente es de 0,19 euros por kilómetro. En cuanto a los incentivos por cogerse las vacaciones tras el verano, Sanidad aún no ha dado información sobre las cuantías correspondientes.

El concepto de "voluntariedad"

¿Qué opinan sobre la medida tanto los colegios profesionales como los sindicatos? Hay sentimientos encontrados. Por un lado, desde el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia (ICOMV), creen que ante una situación "excepcional" -el decalaje de la finalización de la formación de los 606 residentes- se deben tomar "medidas excepcionales" como las que plantea Sanidad. "Nuestro objetivo es garantizar siempre la calidad asistencial", asegura su vicepresidente Pedro Ibor, aunque insiste en que debe primar la "voluntariedad" de los facultativos.

Por el contrario, los representantes sociales discrepan y creen que este tipo de medidas acabarán generando "una presión hacia la voluntariedad". Así opina Mª Ángeles Gómez de CCOO. "Primero se ofrecerá de forma voluntaria y, cuando no se consigan candidatos, se obligará después ejerciendo presión desde la gerencia de cada agrupación sanitaria interdepartamental (ASI)". Son las recientemente creadas macroáreas; hay ocho. Y cree que con el tema de la movilidad del personal acabará ocurriendo lo mismo. Al final quien acaba pagando es el profesional porque la retribución por kilometraje "está anticuada y no es acorde al coste actual". Por eso, "quien acaba poniendo dinero de su bolsillo son los sanitarios". Y concluye: "La receta es, una vez más, continuar exprimiendo a un personal que trabaja al 200 % durante todo el año". La estrategia debería ser "apostar por la sustitución y el refuerzo de las plantillas". Eva Plana, responsable de Sanidad de UGT incide en la voluntariedad de las medidas. "La movilidad no puede implicar coacciones", afirma. Respecto a la ampliación del periodo de vacaciones, reclama que "se apliquen los tres días adicionales del decreto de jornada" y que se "agilicen los módulos de refuerzo".

Desde CESM, valoran positivamente el "carácter voluntario y retribuido" de estas dos medidas porque "lo que ocurre mayoritariamente es que un mismo profesional ve a los pacientes de su cupo y, también, los de su compañero dentro de su jornada ordinaria y sin cobrar ningún incentivo", por lo que al menos ven favorable que el trabajo se recompense.

A pesar de las medidas previstas dentro del Plan de Vacaciones, Omar Ruiz, presidente de CSIF Sanidad Valencia, muestra su preocupación "porque el plan sea insuficiente para dar cobertura a la Comunitat Valenciana" en época estival, cuando la población crece exponencialmente por la alta presencia de turistas. "Al final es un parche para dar solución en zonas tensionadas por la falta de los 606 residentes que finalizan su formación en el mes de septiembre".

Suscríbete para seguir leyendo