Perfil

García-Margallo: "Es momento de dar paso"

El exministro García-Margallo, en una entrevista reciente en Levante-EMV. | LOYOLA PÉREZ DE VILLEGAS

El exministro García-Margallo, en una entrevista reciente en Levante-EMV. | LOYOLA PÉREZ DE VILLEGAS

Borja Campoy

Este miércoles José Manuel García-Margallo (Madrid, 1944) confirmó en sus redes sociales algo que venía anticipando en los últimos tiempos. El exministro del Partido Popular en el Gobierno de Mariano Rajoy y diputado en el Parlamento Europeo cinco legislatura abandona la primera línea de la política a pocos meses de cumplir los 80 años. Muy vinculado a la provincia de Alicante, ya que está afincado en Xàbia, Margallo ya le había anunciado tanto al líder nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, como al líder autonómico, Carlos Mazón, su intención de no formar parte de la candidatura de las elecciones europeas que se celebraron el pasado domingo. Aunque ahora da un paso al lado de la primera línea, su intención es la de seguir vinculado a la política. «Me voy a la reserva activa, es el momento de dejar paso a las nuevas generaciones», afirma en declaraciones a este diario.

Prueba de ello es que seguirá ofreciendo conferencias y colaborando con los medios de comunicación, siguiendo la estela de su actividad en el año 2023, en el que superó las 320 intervenciones. También está trabajando en la publicación de un nuevo libro, tras haber escrito cuatro a lo largo de la última legislatura europea. Su próxima obra llevará por título «Memorias al atardecer», lo que ya da a entender que se trata de una recopilación personal de una vida dedicada a la política, primero desde la oposición democrática al franquismo y, posteriormente, como integrante de las Cortes Constituyentes, hasta mediados de la segunda década del siglo XXI. «Es una decisión que tome hace cierto tiempo», prosigue Margallo sobre el paso al lado que da, antes de añadir: «Ya tengo una edad y llevo una vida muy apretada. Es el momento de priorizar y de reflexionar con tranquilidad». Eso sí, el exministro tendrá que esperar todavía unos días para contar con una agenda un poco más despejada. El hecho de que este miércoles publicara el vídeo en el que confirmaba su decisión ha atraído el interés mediático hacia su persona. De momento, tiene concertadas entrevistas con los principales medios nacionales y con las agencias de noticias. Hoy, participará en Salamanca en un debate con el exministro socialista Miguel Sebastián y el sábado impartirá una conferencia en la sede del Instituto de la Empresa Familiar de Toledo. Los siguientes días tiene otros actos programados en el CEU San Pablo de Madrid y en Vigo. «De momento mantengo la velocidad de crucero. Después viviré a caballo entre Madrid, que es donde están mis obligaciones profesionales, y Xàbia, que es donde más me gusta estar», explica.

Margallo da un paso al lado desde la primera línea tras haber completado una trayectoria en la política institucional de 47 años, en la que llegó a ocupar el cargo de ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación entre 2011 y 2016. En el vídeo que ha publicado en su perfil de la red social X ha dado las gracias a todos aquellos que han confiado en su trabajo y han estado a su lado. «A todos los que me han aplaudido, a todos los que me han criticado, con razón o sin ella», ha recalcado, antes de apostillar: «Los que concebimos la política como un servicio a España y a los españoles no nos retiramos nunca, nos morimos y en paz».

Preguntado sobre si en algún momento de su larga carrera pensó en abandonar la política, asegura que recibió ofertas que multiplicaban por diez el sueldo de un ministro pero que a él lo que le divierte es el «servicio público». Su hoja de ruta pasa por ayudar al PP a recuperar el Gobierno: «Vamos a estar tres años sin elecciones, en principio, no creo que haya moción de censura. Tenemos que hacer lo mismo que en 1993, un programa con una idea para España, de regeneración democrática».

De su etapa como ministro, sostiene que está satisfecho con el cuadro normativo que puso en marcha con leyes de acción exterior, tratados internacionales e inmunidades. También hizo un reglamento de la carrera diplomática y un marco conceptual de la estrategia de España en el exterior. De las cuestiones que se le han quedado sin hacer, lamenta que el PP no aprovechara sus mayorías absolutas para reformar la Constitución y que incluyera asuntos como la reforma de la financiación autonómica, el papel de España ante la UE, la privacidad en el mundo digital o la bioquímica.n

Suscríbete para seguir leyendo