Consecuencias de las lluvias

Las tormentas dan paso al calor otra vez a la espera de un segundo frente

Las fuertes precipitaciones del miércoles dejan un reguero de desperfectos en viviendas de puntos como Ontinyent y Catarroja pero también en el litoral

La cala Barraca o del Portixol en Xàbia amaneció este jueves partida por la mitad.

La cala Barraca o del Portixol en Xàbia amaneció este jueves partida por la mitad.

A corto plazo las tormentas se han acabado, suben las temperaturas aunque sin mucho calor durante los próximos días, pero es posible que a mitad de la semana que viene llegue otro nuevo episodio de fuertes lluvias. Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología de la Comunitat Valenciana aparcan las precipitaciones hasta el martes, tras unos días en los que las trombas de agua y el granizo han venido a romper el período de nueve meses sin caer una gota.

La caída de los termómetros de principios de semana sí parece algo circunstancial provocado por los aguaceros. De hecho, algunos municipios del norte de Valencia y el litoral de Castellón como Castelló de la Plana, Montserrat, Sagunt o Torreblanca vivieron el martes el día de junio más frío en dieciséis años, en concreto desde el 8 y 9 de junio de 2008, según los registros recogidos en sus observatorios. Todo apunta, sin embargo, a que la tendencia es a tener un verano nuevamente muy cálido y seco, como recuerdan desde Aemet.

Ayer mismo, Ontinyent marcó la temperatura máxima de la Comunitat Valenciana, con 30 grados, un registro que casi alcanzaron también Xàtiva, València, con 29,6 grados, y Pego, con 29,5.

Lo cierto es que el martes se registraron valores que hacía meses no se veían en toda la zona mediterránea. Xàbia, por ejemplo, registrò 58,2 l/m2, casi tanto como lo acumulado entre octubre y mayo, y 40 l/m2 en el Valle de Cofrentes-Ayora. Las consecuencias de las lluvias torrenciales quedaron ayer patentes en puntos como la cala Barraca o del Portitxol de Xàbia. La calle que baja a la playa se convirtió el miércoles en un auténtico río que bajaba con tal fuerza que incluso derribó un bolardo de piedra. El torrente abrió hondas cárcavas en la grava, provocando severos daños y abriendo en canal la playa.

Derrumbes en edificios

Las lluvias también provocaron derrumbes en dos viviendas ubicadas en Ontinyent y Catarroja, según el Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia. El tejado de la primera sufrió serios desperfectos, por lo que hubo que apuntalarlo sin que los ocupantes puedan regresar hasta la autorización de los técnicos municipales. En Catarroja también colapsó el techo de un inmueble de dos alturas donde el techo había colapsado. Una persona sufrió algún daño pero no quedó atrapada ni tuvo que ser rescatada. En este domicilio no fue necesario apuntalar pero sí que tuvo que quedar desalojado a la espera de valoraciones técnicas. n