UGT rechaza los casi 1.000 despidos con opción a recontratación que plantea Ford en Almussafes

La asamblea del sindicato respalda por unanimidad la propuesta para negociar el ERE, que se opone a las salidas con preferencia de regreso, exige las mismas condiciones que en expedientes anteriores y reclama la aplicación del mecanismo Red "o similares"

Mateo L. Belarte

Mateo L. Belarte

La asamblea extraordinaria de UGT-Ford rechaza las condiciones que propone la empresa para el ERE planteado en la planta valenciana y que afectaría a más de 1.600 personas. La reunión se celebrará este lunes y el sindicato mayoritario acudirá a la cita con un planteamiento que este sábado ha recibido el respaldo total de sus bases. La principal medida avalada por los afiliados ugetistas es el rechazo al planteamiento inicial de la empresa sobre las salidas con opción preferente para la recontratación de aquí a 2027, que afectaría a casi 1.000 empleados. Igualmente, se ha dado apoyo a exigir que las otras 626 bajas voluntarias se firmen en las mismas condiciones que en el anterior expendiente de regulación de empleo y que se aplique el mecanismo Red "o un plan con garantías similares", algo que depende del Gobierno central.

UGT entiende que esas desvinculaciones laborales, aunque con opción de reingreso en los próximos tres años, son peligrosas porque los trabajadores corren el riesgo de quedar "desenganchados" del sector, además de gozar de peores condiciones económicas (consumirían su prestación por desmpleo, por ejemplo) en ese tiempo. Por ello, quiere que en su lugar se aplique ese mecanismo Red "o similares", lo que permitiría actuar como en un ERTE. Los empleados afectados seguirían en nómina, trabajando de forma rotativa y con un complemento salarial que UGT quiere que alcance el 90 % del salario. Además, la multinacional tendría ayudas para pagar las cotizaciones de la Seguridad Social.

El presidente del comité de empresa, Carlos Faubel, se ha mostrado optimista ante los cerca de 800 asistentes a la asamblea, que han dejado pequeña la sede central de UGT en València. La afluencia, con empleados escuchando desde la calle, da muestra de la preocupación que reina en la plantilla valenciana. Pese a esa inquietud, Faubel ha defendido que el planteamiento del sindicato es "realista" y servirá para garantizar el futuro de la factoría de Almussafes, que en apenas 10 años ha visto cómo su plantilla se ha desplomado de los casi 10.000 trabajadores a los poco más de 3.000 que quedarán en activo si se aplica el ERE en las condiciones iniciales.

El presidente del comité de empresa de Ford Almussafes, Carlos Faubel, y el presidente de UGT-PV, Ismael Sáez, en la asamblea extraordinaria

El presidente del comité de empresa de Ford Almussafes, Carlos Faubel, y el presidente de UGT-PV, Ismael Sáez, en la asamblea extraordinaria / EDUARDO RIPOLL

En todo caso, el líder de UGT no ha escondido que el punto caliente de la negociación está en las condiciones para esas 996 salidas con posible recontratación posterior. Según ha explicado Faubel a preguntas de los afiliados, los 626 despidos definitivos tienen visos de poder cubrirse de forma voluntaria, entre prejubilaciones a partir de los 53 años con complementos de salario y salidas voluntarias para los más jóvenes. En este último caso, en el ERE de 2021 se ofrecieron compensaciones de hasta 40.000 euros. Ahora se exigirá mantener esas mismas condiciones.

"El problema estaría en los otros 996 despidos", ha admitido el responsable sindical, que en todo caso se ha mostrado confiado en que "a partir del lunes van a empezar a pasar cosas". Sin concretar demasiado, ha añadido que una vez se celebre esa reunión con la empresa en la que trasladarán el rechazo de los trabajadores a la vía de la recontratación preferente y exigirán la aplicación de mecanismos de flexibilidad como el Red, se tendrán que pronunciar tanto la propia multinacional como "otros actores", en presumible referencia al Gobierno, de quien depende este instrumento. Es previsible una reacción del Ejecutivo central, si bien podría buscar fórmulas más específicas que el Red, que es un plan sectorial que afectaría toda la industria automovilística española.

Asamblea extraordinaria de UGT-Ford

Asamblea extraordinaria de UGT-Ford / EDUARDO RIPOLL

El nuevo coche, un "pepino" que garantiza el futuro

Algunos asistentes han exhibido sus dudas a que el compromiso de Ford con este híbrido a partir de 2027 se pueda difuminar como ya pasó con la transición a los eléctricos. Pero Faubel se ha mantenido optimista en que la multinacional cumplirá con su promesa: "Coche va a haber y va a ser un pepino. Va a traer mucho trabajo a Almussafes", ha señalado el presidente del comité de empresa, que ha considerado que ese modelo, todavía un misterio, es un "gran coche" que "garantiza la carga de trabajo".

"Si hay voluntad de la empresa y de las administraciones", ha añadido, "se puede hacer el tránsito" hasta la llegada de ese híbrido a tres años vista. En ese camino, Almussafes solo produce ahora el Kuga. ¿Convivirá con el híbrido? Faubel no ha querido mojarse en este sentido y ha indicado que "seguramente" esa decisión, que ha dejado en manos de la multinacional, se tomará en 2026, a las puertas de la llegada del nuevo modelo.

Suscríbete para seguir leyendo