La conselleria amplía un año más la Educación Especial

Los más de 2.500 alumnos con discapacidad finalizarán la etapa escolar a los 22 años tal y como llevan décadas reclamando las familias

La conselleria amplía un año más la Educación de Especial

La conselleria amplía un año más la Educación de Especial / Edición Digital

Mónica Ros

Mónica Ros

La falta de plazas en residencias, centros de día y centros ocupacionales convierten en un infierno el fin de la etapa escolar obligatoria para las personas con discapacidad. Y es que tras el colegio está la nada. 

Las familias llevan años exigiendo la ampliación de la etapa escolar obligatoria, a la espera de un aumento de plazas en servicios sociales que de cobertura y continuidad a la atención de estos jóvenes en su vida adulta. 

Mañana, de hecho, hay convocada una concentración de familias por este motivo. Hoy, sin embargo, el Conseller de Educación, Jose Antonio Rovira, y la directora general de Educación Inclusiva, Rosario Escrig, han anunciado la ampliación en un año para los 2.597 alumnos que hay en la actualidad matriculados en los Centros de Educación Especial (CEE) de la Comunitat Valenciana. 

Y es que lo que no podía ser de ninguna de las maneras ha acabado siendo. “No ha sido fácil y lo haremos mediante la modificación del decreto 105/2022 que nos impedía hacerlo, y con una resolución que incluiremos en las instrucciones que marcan el inicio de curso del año que viene”, han asegurado tanto Rovira como Escrig en rueda de prensa. Así, los más de 2.500 alumnos con discapacidad que están matriculados en los CEE finalizarán la etapa escolar a los 22 años tal y como llevan décadas reclamando las familias. 

Las familias se pusieron este año en pie de guerra cuando vieron que el curso finalizaba y la directora de Educación Inclusiva, Rosario Escrig, no había puesto en marcha una instrucción que había realizado el anterior secretario de Educación , Miguel Soler, para que los jóvenes que acaban la etapa educativa a los 21 años (y no tuvieran plaza en ningún centro) pudieran quedarse en el colegio un año más.

Un grupo de madres protestan frente al CEE al que acuden sus hijos.

Un grupo de madres protestan frente al CEE al que acuden sus hijos. / Levante-EMV

"Miguel Soler jugó con las familias porque les prometió algo que sabía que no se podía llevar a cabo por tres motivos: porque lo firmó estando en funciones, porque ya habían perdido las elecciones y el gobierno, porque iba en contra de su propio decreto 105/2022 y porque, siendo las instrucciones del curso 2023-2024, era una referencia para el curso siguiente. Firma algo que sabe que no se puede hacer, y si con la educación no se juega, con la educación de estos niños se juega mucho menos", ha criticado el conselleria Rovira.

La directora de Inclusión Educativa, Rosario Escrig, ha explicado cómo se va a llevar a cabo un cambio que, eso sí, ha tenido que contar con un informe de la abogacía de la Generalitat "para poder cumplir con la falsa promesa que se le hizo a las familias" y que permite o avala "que no se cumpla con la normativa autonómica en virtud de mejorar la educación de este alumnado". Eso sí, el procedimiento es el mismo que el que realizó Soler (una resolución que se incluirá en la instrucción del inicio del curso que viene y que permitirá que los alumnos se queden un año más en el colegio) aunque la modificación posterior del decreto 105/2022 "se realizará más tarde, pero permitirá que la educación especial en la Comunitat Valenciana dure un año más a partir de ahora".

Un alivio para 175 familias

Tras la denuncia de las familias ante el fin de curso y el problema de encerrar a sus hijos en casa por falta de plazas en centros de Servicios Sociales, Escrig aseguró que el PP había presentado en Les Corts Valencianes «una PNL para pedirle al Gobierno central que dé competencias a esta autonomía para ampliar la educación especial". Este punto, sin embargo, ya no hará falta ya que la Conselleria de Educación ha encontrado la vía para ampliar la Educación Especial obligatoria un año más, a partir de este mismo año. Y es que, aunque el problema es la falta de plazas en Servicios Sociales "por lo que estamos trabajando de forma conjunta las dos consellerias porque este problema no se resuelve de hoy para mañana", que los jóvenes que este mes de junio finalizaban el colegio puedan continuar un año más "es un parche, pero un gran alivio para las 175 familias afectadas", aseguran desde las Ampas (Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos) de los Centros de Educación Especial.

Suscríbete para seguir leyendo