El plan del Gobierno para la dependencia coincide con el del Botànic que se llevó al TSJ

La Conselleria de Servicios Sociales revisa ahora el modelo diseñado por Mónica Oltra y que es similar al que ahora plantea el Gobierno central y que la patronal llevó a los tribunales

Centro residencia mayores comunitat valenciana

Centro residencia mayores comunitat valenciana / Levante-EMV

Mónica Ros

Mónica Ros

La hoja de ruta que plantea el Gobierno estatal para mejorar el sistema de la dependencia y los cuidados coincide con el que puso en marcha el Botànic de la mano de Mónica Oltra. La estrategia estatal aprobada en el consejo de ministros tiene el ADN del Botànic , ya que responde a un plan similar que ya se puso en marcha en la Comunitat Valenciana y que ahora, sin embargo, revisa al actual Conselleria de Servicios Sociales. Y es que ahora en Madrid se habla de lo que ya se abordó antes en la Comunitat Valenciana. Entre las ideas principales del plan que el Gobierno pretende poner en marcha entre 2024 y 2027 destaca "transitar del modelo asistencialista a uno que se adapte a las preferencias y necesidades de las personas", rediseñar el sistema para que quienes "requieran apoyos lo hagan en sus casas, pero que, si deben ir a una residencia, ésta se parezca lo más posible a un hogar", mejorar las condiciones laborales de quienes trabajan en el sector de los cuidados e, incluso, "desplegar" la figura del asistente personal.

De esta forma, la Comunitat Valenciana es pionera en algunas de las medidas que ahora impulsará el Gobierno de la mano de financiación europea (la estrategia parte con una dotación inicial de 1.300 millones de euros) y que está ligada, por ejemplo, a la transformación de las residencias en entornos más pequeños y más amables que se alejan de las macro residencias para dar paso a pequeños hogares residenciales tanto para mayores, como para menores, personas con discapacidad o personas sin hogar.

Decreto de tipologías

Ahora bien, para que este modelo fuera una realidad, el Botànic realizó el decreto de tipologías, que actualiza las ratios, aumenta los profesionales, organiza servicios y programas, y define las funciones de cada centro y servicio. Fue diseñado por el Botànic para «poner en orden el sistema» y la patronal lo llevó al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (Tsjcv) ya que adecuar los centros a la nueva norma implicaba, sí o sí, aumentar los costes. Y es que no son los mismos los gastos compartidos de un macrocentro que los de una residencia para 12 usuarios. El decreto no se acompañaba de una nueva financiación y el posible copago salía la palestra si las empresas no se hacían cargo del sobre coste y la Administración, tampoco. Aerte cifró ese aumento en 286 euros al mes por usuario y plaza. La actual conselleria modificó algunos plazos para que los centros se adaptaran al decreto de tipologías, en aras de ganar tiempo y estudiar una modificación de mayor envergadura que afectara al fondo y no a la forma. Que va a hacer al respecto la conselleria que lidera Susana Camarero está por ver.

Mejorar las condiciones laborales del sector

La estrategia del ministerio también aborda un problema ya resuelto por el Botànic que, sin embargo, ha quedado en la nada porque se firmó en tiempo de descuento y el actual Consell lo rechaza: la subida salarial para las plantillas del sector de los cuidados. Así, el Botànic firmó la subida salarial con patronal y sindicatos e incluso publicó las tablas salariales que explicaban cómo se iba a ejecutar. En ellas se recogía, por ejemplo, que una enfermera de una residencia pasaría de cobrar 1.400 a 2.170 euros. El acuerdo se publicó la semana siguiente a las elecciones y suponía dignificar las condiciones de los trabajadores de servicios sociales y ponerlas al nivel de Sanidad y Educación. Esto incluía a los trabajadores en centros concertados, 15.000 en toda la Comunitat Valenciana.

Sin embargo, meses después, la consellera Susana Camarero confirmó que no iba a pagar porque ese dinero presupuestado (38 millones de euros) era necesario para pagar la deuda que había dejado el Botànic con las entidades del tercer sector.

Mejoras en la cartera de servicios

El Gobierno también pretende en su estrategia estatal mejorar la cartera de servicios del sistema de la dependencia con el "refuerzo y despliegue de la asistencia personal", entre otros. Sin embargo, respecto a esta figura la Comunitat Valenciana es pionera, ya que ya la reguló e impulsó en 2019. El Gobierno central hizo lo propio en 2023 y ahora propone un plan para reforzar una de las prestaciones en auge en el territorio valenciano, incluida la figura de la PATI (el asistente personal infantil) que implica un antes y un después en la inclusión educativa de los menores con discapacidad.

Sí, pero con financiación

La vicepresidenta Susana Camarero, por su parte, ha reclamado «una reforma de la financiación de la dependencia para hacerla sostenible» y lo ha hecho en la reunión del Consejo Territorial de Servicios Sociales y de Dependencia.

Sobre el nuevo modelo para la Dependencia, ha asegurado «que ya se está implantando en la Comunitat y que cualquier cambio debe ir con financiación».

Suscríbete para seguir leyendo