Contaminación y salud

Los niveles de ozono ‘malo’ se reducen de forma drástica pese a las olas de calor

El último informe de calidad del aire en España confirma una bajada de hasta el 78 % respecto al período 2012-2019

El Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo lleva un programa de control

Preocupante ozono malo

Preocupante ozono malo

Minerva Mínguez

Minerva Mínguez

Los niveles del llamado ozono ‘malo’en la Comunitat Valenciana han sido más bajos que en años anteriores, pese a las elevadas temperaturas y la alta radiación solar del pasado verano. La reducción en los umbrales para la protección de la salud alcanzó hasta un 78 % menos respecto al promedio del período 2012-2019. La disminución más baja desde que se tienen registros.

La mejoría de la situación fue especialmente relevante en las zonas Cérvol-Els Ports, Mijares-Penyagolosa y Palancia-Javalambre, con una reducción del número de días por encima del objetivo legal superior al 90 %. Es decir, en toda la provincia de Castellón. Por contra, sí hubo aumento en el área metropolitana de Alicate y en algunos puntos de la de Valencia, como la Avenida de Francia. Situación que se reprodujo en localidades como Alzira y Gandia.

Pese a la bajada, dos tercios de las estaciones que midieron este contaminante detectaron durante el año pasado más de 25 días de superación de lo que estipula la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los peores datos se dieron en Zarra (Valencia), Florida-Babel (Alicante) y Gandia, alcanzando respectivamente los 121, 118 y 100 días de mala calidad del aire. La contaminación persistió entre abril y septiembre.

Pese a la significativa mejora de la calidad del aire en los últimos años, toda la población valenciana siguió respirando el año pasado un aire perjudicial para la salud según las recomendaciones de la OMS. Más de 2,5 millones de personas fueron las afectadas por niveles de contaminación superiores a los nuevos límites legales aprobados por el Parlamento Europeo para 2030. Ecologistes en Acción, responsable del informe en España recueda que por sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana ha de elaborar planes de mejora de calidad del aire.

El colectivo ambientalista se muestra muy crítico con la herramienta que empezó a redactarse tras el fallo judicial, al ser «un documento genérico común para toda la Comunitat Valenciana, sin rango normativo ni detalle zonal suficiente para afrontar el problema con la eficacia debida en las zonas más afectadas».

El conocido popularmente como ozono «malo» es una fatalcombinación de sol, calor y los gases emitidos a la atmósfera por la industria y el tráfico rodado. De ahí que en la temporada estival se disparen los valores especialmente en las grandes aglomeraciones pero no solo. En ocasiones las zonas despobladas resultan también afectadas. Los niveles se disparan en las horas centrales y tienden a dispersarse al ponerse el sol.

Inflama los pulmones

La Organización Mundial de la Salud ha establecido que cuando la concentración de ozono en el aire que se respira es superior a los 240 µg/m3 y ésta se mantiene durante más de ocho horas, existe un claro riesgo para la salud. Se reduce considerablemente la función pulmonar, se inflaman las vías respiratorias y se disparan los episodios de asma, además de favorecer las infecciones según los expertos.

El Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, de hecho, mantiene una vigilancia e información continuada de los niveles de ozono en la Comunidad Valenciana. Lo hace a través del programa Previozono, con independencia de la ocurrencia o no de episodios de superación, ofreciendo un diagnóstico de la distribución espacial, así como un pronóstico a corto plazo de su evolución previsible especialmente durante los meses de abril a septiembre.

Lo cierto es que por primera vez todas las ciudades españolas han cumplido por primera vez desde 2010 con los valores límite de concentración de dióxido de nitrógeno NO2. Idéntica situación ocurre con las partículas PM10 y PM2,5, aunque están obsoletos ya que en 2030 entrarán en vigor unos parámetros más duros. n

Suscríbete para seguir leyendo