La Audiencia de Valencia ordena reabrir la causa por el incendio de Campanar

La sección cuarta establece que la investigación para dirimir las posibles responsabilidades por los 10 fallecidos debe continuar

Dos bomberos inspeccionan el edificio, tras el incendio en el edificio de Campanar.

Dos bomberos inspeccionan el edificio, tras el incendio en el edificio de Campanar. / Francisco Calabuig

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha ordenado reabrir la causa por el incendio de Campanar y retomar la investigación para dirimir las posibles responsabilidades por el trágico suceso que costó la vida a 10 personas, tres de ellas menores de edad (dos hermanos de 3 años y ocho días de vida y una niña adolescente de 14 años).

Esta decidsión viene a corregir la tomada por el titular del Juzgado de Instrucción 9 de Valencia quien sobreseyó la causa por primera vez el 8 de marzo, decisión que confirmó 15 días más tarde.

El instructor decretó el sobreseimiento provisional de estas diligencias previas tras recibir un oficio policial en el que descartaba expresamente la “etiología criminal o delictiva” del incendio, dos semanas después un avance del informe pericial confirmaba que no había indicios criminales en el origen del fuego. El 8 de mayo, tal como adelantó Levante-EMV, técnicos de la Policía Científica de Policía Nacional concluyeron que la causa primigenia del incendio fue una fuga del gas refrigerante de la nevera del piso 86.

Recurso de una familia

La Sala estima así el recurso interpuesto por los familiares de cuatro miembros de una misma familia fallecidos contra el sobreseimiento provisional del caso decretado en marzo pasado por el Juzgado de Instrucción 9 de Valencia, recurso al que se adhirieron total o parcialmente la Fiscalía y otras partes como la asociación de Damnificados por el Incendio de Campanar (Ardic) o la comunidad de propietarios del edificio.

En cuanto a la práctica de las diligencias solicitadas por los recurrentes, los magistrados señalan que debe ser el órgano instructor el que se pronuncie y admita todas aquellas que considere pertinentes para la investigación.

En su resolución, notificada hoy a las partes, la Audiencia explica que las actuaciones “precisan de una mayor investigación” en torno al origen y las causas del fuego.

En su resolución, notificada hoy a las partes, la Audiencia explica que las actuaciones “precisan de una mayor investigación” en torno al origen y las causas del fuego.

Diferencia de criterio de la Audiencia y el juez instructor

Difiere por tanto del criterio del juez instructor y concluye que “no resulta asumible” que se cierre una investigación sin que se practiquen las diligencias necesarias para “determinar y aclarar todas las circunstancias que rodearon el siniestro, y si hubo alguna omisión o acción por parte de persona/s -que por infringir normas de cuidado- hubieran podido evitar el siniestro, o contribuir a la causación de siniestro previsible”.

La Sección Cuarta de la Audiencia considera que el auto de sobreseimiento, aunque cumple con la necesidad de motivación, se dictó “en base a un simple oficio” de la Brigada Provincial de la Policía Científica de Valencia donde se descartaba la etiología criminal de los hechos.

Ese oficio, señala el tribunal de apelación, “no tiene la consideración de un informe” y solo traslada al órgano instructor, en un momento incipiente de la investigación, una “primera y aventurada impresión” de la etiología delictiva del siniestro, sin profundizar con un examen riguroso del origen y causa del siniestro”.

Los magistrados recuerdan que el Juzgado de Instrucción no ha agotado todas las vías de investigación respecto al propio edificio, tales como si éste “contaba con las oportunas licencias, si los materiales empleados para su construcción contribuyeron a la propagación del fuego, cumpliendo o no la normativa exigida en ese momento”.

Del mismo modo, el auto alude a otros datos que requieren investigar como los administradores de la empresa constructora o el mantenimiento del inmueble.