Un estudio del IVI desmiente la relación entre la abstinencia en la eyaculación y la efectividad de la fecundación

El doctor Garrido asegura que el estudio "viene a poner fin a esta controversia existente en torno a la utilidad o no de la abstinencia eyaculatoria"

La OMS recomienda no eyacular entre dos y siete días antes de la fecundación

Representación de espermatozoides fecundando un óvulo

Representación de espermatozoides fecundando un óvulo / EP

Lluís Pérez

Lluís Pérez

La abstinencia de eyaculación masculina no aumenta la efectividad de la fecundación, al menos en la reproducción asistida. Es lo que demuestra una investigación reciente, llevada a cabo por IVI, presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE); un estudio que contradice la creencia establecida y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según estas, se recetaba la abstinencia entre dos y siete días antes de la fecundación para mejorar la calidad del semen.

Sin embargo, este estudio -su nombre es "Abstinencia en la eyaculación: hay alguna asociación entre el desarrollo del embrión? Un estudio en retrospectiva del tiempo de incubación"- ha demostrado que la abstinencia no es un factor relevante para mejorar los resultados reproductivos. No lo es en cuanto a la fecundación, ni tampoco en cuanto al desarrollo o morfología del blastocisto, es decir, del embrión. Como explica el director de la fundación IVI, Nicolás Garrido, "en el caso de los tratamientos de reproducción asistida en los que son necesarios pocos espermatozoides, varios estudios apuntaban a que cuanto menor fuera la abstinencia, mejor era la calidad del semen". ¿El motivo? "Que los espermatozoides son más jóvenes y conservarían todavía su vigor e integridad del ADN".

Parámetros analizados

La investigación presentada por el IVI ha realizado el análisis de la calidad del esperma basándose en los criterios de la OMS. Estos son el recuento, la movilidad y la morfología de los espermatozoides. Además, los ovocitos fecundados se cultivaron hasta blastocisto en incubadoras EmbryoScope o Geri con medio continuo y refresco en el día 5, en caso de ser necesario.

Las instalaciones del IVI en València, en una imagen de archivo.

Las instalaciones del IVI en València, en una imagen de archivo. / Levante-EMV

El estudio concluye que "los días de abstinencia eyaculatoria" -entre 1 y 8 días- "no mostraron ninguna asociación con la fecundación ni con el desarrollo de blastocistos por ovocito maduro, ni tampoco con una fecundación anormal". En este sentido, Garrido asegura que "se trata de un interesante estudio que viene a poner fin a esta controversia existente en torno a la utilidad o no de la abstinencia eyaculatoria". El especialista asegura que está "bien ejecutado" desde el punto de vista epidemiológico y metodológico porque "ha utilizado incubadoras de time-lapse para mejorar la precisión de la comprobación de la fecundación y beneficiarse de un entorno de cultivo embrionario sin perturbaciones".

Nicolás Garrido del IVI.

Nicolás Garrido del IVI. / IVI