La ley de Concordia supera su último debate entre homenajes a fusilados por el franquismo

Las nietas de los represaliados Carceller, Alcorisa y Peset Aleixandre acuden a las Corts y reciben el aplauso de los diputados de la izquierda

PP y Vox dejan vista para sentencia la norma que elimina la memoria democrática y asumen su recurso al Constitucional

La izquierda aplaude en pie a las asociaciones memorialísticas y las nietas de los fusilados franquistas, este miércoles, en las Corts.

La izquierda aplaude en pie a las asociaciones memorialísticas y las nietas de los fusilados franquistas, este miércoles, en las Corts. / JM López

Diego Aitor San José

Diego Aitor San José

Último paso de la Proposición de ley de Concordia en las Corts antes de convertise en una realidad legislativa. Esto ocurrirá este jueves, cuando se vote en el pleno. Este miércoles, sin embargo, ha sido su debate, el último, con celebración por parte de la bancada de la derecha y asunción de que la norma acabará recurrida y suspendida por el Tribunal Constitucional, acusaciones de "panfleto franquista", menciones al "cordón sanitario" en Francia y con presencia en la tribuna de invitados de las asociaciones memorialísticas y las nietas de tres fusilados por el franquismo: Vicent Carceller, Juan Peset Aleixandre y Teófilo Alcorisa.

Su presencia ha marcado el final del debate, con todos los diputados de la izquierda en pie, aplaudiéndolos y con mención directa por parte de la diputada del PSPV, Mercedes Caballero. "Tengan el coraje (ha dicho en referencia a PP y Vox) y suban a decirle a sus nietas que las leyes de memoria no han valido la pena", ha acabado su intervención la socialista tras repasar la historia de Carceller, editor de la revista satírica La Traca fusilado en 1940; Peset Aleixandre, médico, rector de la Universitat de València en la Segunda República fusilado en 1941, y Alcorisa, a quien fusilaron en 1947 y cuyo expediente de exhumación se alargó siete años "por las trabas de Rita Barberà".

Acto seguido ha cerrado el debate la diputada del PP, Marisa Gayo, también recibida con aplauso en pie por parte de sus compañeros de bancada en un último duelo performativo que trae la norma. Gayo ha citado a Adolfo Suárez y al caso de su bisabuelo, represaliado por el bando republicano pese a ser de izquierdas por esconder a un miembro del bando sublevado. "A ellos les debemos vivir la democracia en paz", ha señalado con un sonoro aplauso de su grupo entre peticiones de la izquierda de que subiera "a explicárselo" a las asociaciones memorialísticas.

Las entidades memorialísticas acuden al último debate de la ley de Concordia en las Corts.

Las entidades memorialísticas acuden al último debate de la ley de Concordia en las Corts. / JM López

Entre medias, los argumentos han sido similares a los escuchados en las otras dos ocasiones que la norma ha pasado por el pleno. Por un lado, PP y Vox han destacado que su norma es "restauratoria", va "por encima de bandos", trata a "todas las víctimas por igual", incluyendo a las víctimas de ETA y que se mantienen las exhumaciones que se desarrollarán reglamentariamente. Por el otro, la izquierda ha lamentado que la nueva norma es un "panfleto franquista", vulnera los derechos humanos y "utiliza" a las víctimas de ETA para justificar la eliminación de la Memoria democrática.

Cruce de reproches

La reiteración de argumentos no ha impedido que haya acusaciones duras de una bancada a la otra. "Los totalitarios y los fascistas son ustedes, no aceptan a quienes piensan como ustedes", ha indicado el síndic adjunto de Vox, David Muñoz, quien ha celebrado el fin de la ley de Memoria democrática. "Han presentado un gloria a Franco y una venganza por haberlo sacado del Valle de los Caídos", ha replicado la portavoz adjunta de Compromís, Isaura Navarro. "Debería darles vergüenza usar a las víctimas de ETA", ha añadido Caballero.

No obstante, han aparecido argumentos ligados a la actualidad; como el cordón sanitario a la extrema derecha en Francia o la amenaza de Vox (emitida por Santiago Abascal) de romper el acuerdo del Consell. "Si Vox mañana rompe el pacto del Consell, voten en contra de la Proposición de ley de la infamia", ha señalado Caballero en su turno de intervención. "Tirarlos ya del gobierno", se ha escuchado desde la bancada de Compromís. "Vox está aquí para quedarse", ha reiterado Muñoz.

Pendientes del TC

El otro gran cambio respecto a anteriores debates es que el Tribunal Constitucional ya ha suspendido cautelarmente una norma similar a la valenciana. Es el caso de la de Aragón que, no obstante, solo ejecuta una derogación de la ley de Memoria democrática de esta autonomía. Populares y voxistas han remarcado que la valenciana es "perfectamente legal", pero han asumido que esta suspensión podría afectarle por el "derecho ilegítimo", según Vox, fijado en la Constitución del Gobierno de suspender de manera "cautelar" de esta ley o por el "voto disciplinado" en el Constitucional por su composición próxima al Ejecutivo central. "No sorprendería", han añadido.

Suscríbete para seguir leyendo