Hallazgo en la Fe: una investigación descubre una bacteria desconocida en humanos

Los investigadores pretender continuar con el estudio para averiguar su grado de virulencia y conocer su relevancia clínica

El doctor José Sahuquillo con el resto de investigadores de la Fe, descubridores de una nueva bacteria.

El doctor José Sahuquillo con el resto de investigadores de la Fe, descubridores de una nueva bacteria. / GVA

Lluís Pérez

Lluís Pérez

El Instituto de Investigación Sanitaria La Fe ha descubierto una nueva especie de bacteria desconocida hasta el momento; lo hizo en 2014 en las muestras de un paciente inmunodeprimido, pero ahora ha sido identificada. Forma parte del género starkeya y se la ha denominado Starkeya nomas sp.nov. Se trata de una bacteria ambiental, con bacilos pequeños aerobios, no formadores de esporas y nó móviles que se incuba en temperaturas entre los 20 y los 36 grados, en la ventana de temperatura corporal del ser humano, cuando forma colonias mucosas y blanquecinas.

Su hallazgo, liderado por el José Miguel Sahuquillo, se ha publicado en la revista internacional International Journal of Systematic and Evolutionary Microbiology. "Inicialmente, identificamos este patógeno aislado con el género Starkeya -, explica Sahuquillo-, pero con las características observables y el análisis genético, concluimos que estábamos ante una nueva especie".

El equipo investigador observó que la nueva bacteria tenía un rango de temperatura de crecimiento estrecho, es decir, que crecía en un intervalo de temperaturas limitado, como si se hubiera adaptado a vivir en el cuerpo humano. Las bacterias de este género no se han descrito previamente como patógenos humanos, por lo tanto, se desconoce su significado clínico, virulencia o susceptibilidad antimicrobiana.

Imagen de la nueva bacteria descubierta en el centro de investigación de la Fe.

Imagen de la nueva bacteria descubierta en el centro de investigación de la Fe. / GVA

Nuevos patógenos

La investigación alerta "sobre la aparición de nuevos patógenos que aún no conocemos", explica Sahuquillo. En este caso concreto, se cree que la puerta de entrada al cuerpo del paciente fue a través de un catéter Hickman, una especie de sonda usada para tener acceso al venoso central a largo plazo, porque la cepa se aisló de cultivos extraídos del mismo catéter.

Según el equipo que ha descubierto esta nueva bacteria, la investigación debe continuar con el objetivo de averiguar su grado de virulencia y conocer su relevancia clínica. Este nuevo hallazgo plantea y cuestiona el posible descubrimiento de nuevos patógenos oportunistas desconocidos y resalta la importancia de seguir explorando la microbiología.

Un patógeno oportunista es un microorganismo que normalmente no causa enfermedad en un huésped sano con un sistema inmunológico funcional, pero puede causar infecciones y enfermedades cuando el sistema inmunológico del huésped está comprometido o debilitado.

El trabajo es fruto de una investigación de varios años en la que junto, al Servicio de Microbiología del Hospital La Fe y la Plataforma de Biología Celular del IIS La Fe, han colaborado investigadores del este centro y el servicio de Genómica de Fisabio.