05 de marzo de 2008
05.03.2008
recursos hídricos

El agua que se reserva Aragón con su pacto no deja caudales para el trasvase del Ebro

05.03.2008 | 02:06
cuña salina. El Ebro necesita caudales para evitar su salinización.

De los algo más de 7.000 hectómetros cúbicos que el río Ebro tira al mar, de acuerdo a los datos de diciembre de 2007 de la Confederación Hidrográfica, unos 6.500 serían para Aragón como reserva para cubrir sus necesidades hídricas.

Pere Rostoll, Alicante

Y a eso, para que haya sobrantes que se puedan trasvasar, habrá que sumar el caudal ecológico del Ebro, aún por fijar, pero que oscilará, conforme a las diferentes propuestas sobre la mesa, entre los 4.800 y los 9.600 hm3. El cumplimiento de esas condiciones, marcadas por Mariano Rajoy durante el mitin del pasado jueves en Alicante, unidas al retraso en la ejecución de las obras del Pacto del Agua, que no finalizarán como pronto hasta dentro de seis años, harían casi inviable en las actuales condiciones de extrema sequía que padece este río cualquier trasvase de sobrantes.

Durante el mitin de Alicante, el candidato popular perfiló tres condiciones para ejecutar el trasvase del Ebro: el cumplimiento del Pacto del Agua en Aragón, el respeto al caudal ecológico del río y la existencia de sobrantes. Ninguna de las tres premisas a las que Rajoy supedita ahora la construcción de la conducción hídrica se cumplen, números en mano, en estos momentos.

Primero, el Pacto del Agua prevé la ejecución de obras de abastecimiento, almacenamiento, saneamiento y depuración de aguas en Aragón por valor de 3.156 millones. Pero los proyectos no están avanzados. Ni mucho menos. De las 131 obras programadas únicamente están finalizadas 44, apenas un tercio de las actuaciones aprobadas, conforme consta en la documentación que analizó la comisión mixta de seguimiento del Pacto del Agua en su reunión del pasado 18 de diciembre. Con Mariano Rajoy en el Gobierno hasta el año 2004, la ejecución fue muy baja. Un 9,3% de las obras a un ritmo inversor de 100 millones anuales entre los años 2001 y 2003, un ritmo reducido para unas obras que ahora, según Rajoy dijo en Alicante, son prioritarias.

Con los socialistas, a partir de 2004, la inversión creció un 34% a razón de 135 millones al año hasta un total de 539 millones. Pero, en todo caso, el nivel de ejecución todavía es bajo: el 26% del total de las obras. En principio, las previsiones de Medio Ambiente apuntan a que los trabajos no finalicen hasta diciembre de 2014, dentro de seis años.

El segundo y el tercer condicionante van unidos. Cuando finalicen los proyectos del Pacto del Agua, antes de trasvasar sobrantes de acuerdo a la propuesta del PP, tendrá que detraerse una reserva de 6.500 hm3 para hacer frente a las necesidades hídricas de Aragón, cantidad que ya estaba incluida previamente en el Pacto del Agua; y, además, respetarse el caudal ecológico del río que, en principio, no se determinará hasta finales del año 2009, cuando está previsto que se apruebe el plan de cuenca del Ebro.

Inicialmente, en el PHN, a propuesta de CiU, se planteó la opción de que se reservara un caudal ecológico de 150 m3 por segundo, alrededor de 4.800 hm3 anuales. Con posterioridad, no obstante, la recomendación de la UE, a petición del Gobierno de Zapatero con el respaldo de alcaldes del Delta del Ebro -algunos del PP-, fue la de doblar esa propuesta inicial hasta los 300 m3 por segundo lo que supondría reservar un caudal ecológico de 9.600 hm3. Es decir, antes de decidir sobre la existencia de sobrantes para trasvasar, el Ebro tendría que desaguar entre 11.300 y 16.100 hm3 para cumplir con la reserva de Aragón y el caudal ecológico cuando, las medias, a finales de 2007, hablaban de que el Ebro arrojaba al mar algo más de 7.000 hm3, cantidad que, incluso, será inferior este año de continuar la progresión que señalan los datos de finales de febrero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18 y 2018/19.