El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha diseñado una estructura municipal compuesta por más de 80 funcionarios y empleados públicos que trabajan desde sus viviendas, en situación de «teletrabajo», para atender las necesidades y demandas de los ciudadanos durante el Estado de Alarma y el confinamiento derivado por el Covid-19, con especial atención a las familias vulnerables, los autónomos, los comercios, los trabajadores, las pequeñas y medianas empresas (pymes) y los desempleados.

El equipo de gobierno ha creado un área de Economía y Hacienda en la que también se han integrado las áreas de Comercio y Economía Circular y el departamento de Participación Ciudadana para afrontar las cuestiones labores, económicas y sociales, integrada por la alcaldesa en funciones, los dos tenientes de alcalde, la tesorera municipal, la interventora y la secretaria.

Uno de los servicios puestos en marcha durante esta situación excepcional ha sido habilitar un teléfono de atención telefónica integrado por 8 teleoperadores que atiende consultas laborales y económicas en horario ininterrumpido de 8 a 22 horas de lunes a domingo en el que hasta ahora se han registrado un total de 389 llamadas desde su puesta en marcha, el pasado 3 de abril.