"Es complicado vivir así", explica Marco Reali, uno de los vecinos afectados, a Levante-EMV tras convivir desde hace unos meses con una invasión de ciempiés que ocupa algunas de las calles de la urbanización Malladeta, en la Pobla de Vallbona, pero que también se cuela en las casas.

Este vecino comenta que varios de los residentes de la zona se han unido para intentar buscar una solución a una situación que para ellos se ha convertido en una "pesadilla". Las viviendas afectadas son de tipo unifamiliar o adosados, por lo que estos "desagradables gusanos" no encuentran grandes obstáculos a la hora de acceder hasta la misma puerta de las residencias.

(Siga leyendo después de la imagen)

Al parecer, la aparición de estos animales se remonta al mes de septiembre, pero la cantidad ha aumentado exponencialmente en los últimos meses "coincidiendo con el confinamiento". Y aunque quienes viven en la urbanización echan veneno dentro de sus casas para acabar con la plaga, Reali comenta que el problema viene de la calle y que en las zonas públicas no está permitido el uso de venenos.

"Necesitamos una solución por parte del ayuntamiento", dice este vecino quien además tilda la situación de "pesadilla". Otra de las complicaciones de la aparición de estos ciemiés es la interacción de estos bichos con las mascotas de quienes viven en la zona, puesto que temen que sus perros puedan llegar a tener problemas si se comiesen alguno.

"Solo queremos que se tomen medidas para controlar la plaga, a veces las calles están completamente llenas", lamenta este vecino de la Pobla de Vallbona.

El ayuntamiento actuará la semana que viene

"La semana que viene iniciaremos un tratamiento de barrera para frenar la expansión de estos gusanos", han explicado fuentes del consistorio a este periódico.

Según han comentado desde el Gobierno local, estos ciempiés provienen de algunas parcelas privadas que están sin construir y en las que el ayuntamiento no puede actuar. "Según nuestra ordenanza a partir de este mismo mes de mayo sí que podemos exigir a los propietarios de estos solares que los limpien, pero eso no podrá ser hasta que termine el mes", explican.

Mientras tanto, para evitar incomodidades y problemas a los vecinos de la Malladeta, la semana que viene miembros de la brigada de obras de la localidad iniciarán un tratamiento en los límites de estas parcelas que actuará de "barrera" para impedir que estos ciempiés salgan de los terrenos.

(La noticia continúa después del vídeo)

Apuntan, además, que este tipo de animal no está considerado como plaga por la Generalitat Valenciana "ya que no produce ninguna agresión: no pica, no muerde, no es venenoso... así como contra las cucarachas sí que se puede emplear algún tipo de sustancia para matarlas, con estos gusanos no", pero señalan que, tras la visita del concejal de Medio Ambiente del municipio, Boni Carrillo, al lugar afectado, el ayuntamiento ha decidido tomar medidas "porque podrían generar algún tipo de inconveniente como atascar tuberías".

Según la información que maneja el Ayuntamiento de la Pobla de Vallbona, la proliferación de estos ciempiés se acentúa con la humedad -hay que tener en cuenta las lluvias de los últimos días-, y el confinamiento de la población derivado el estado de alarma provocado por la crisis del coronavirus, ha hecho que estos ciempiés campen a sus anchas por el vecindario.