Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una empresa noruega se instala en Llíria para convertir plástico en diésel

Astrumfuel compra una parcela en el polígono de Carrases, donde ha invertido 10 millones de euros

Polígono Pla de Carrases, en Llíria

Polígono Pla de Carrases, en Llíria

Una nueva empresa prevé instalarse próximamente en el Polígono Pla de Carrases, en Llíria. No es una industria convencional: se trata de una compañía noruega que utiliza el plástico no reutilizable, aquel que queda en los vertederos sin usar, en energía. Es decir, a través de un reciclaje químico no contaminante, convierte el plástico en aceite diésel para uso doméstico o como combustible de barcos, entre otros usos.

Se trata de una innovadora empresa que ha elegido Llíria y su polígono industrial para instalarse. Así lo comunicó el miércoles al consistorio la presidenta de la Cámara de Comercio Hispano-Noruega, Carmen Sanz, al todavía alcalde Manuel Civera. Para ello, se ha confirmado la compra de 15.000 metros cuadrados en Pla de Carrases y una inversión de 10 millones de euros entre la adquisición de la parcela y la construcción de las instalaciones. Por ahora se prevé que pueda dar empleo a 20 técnicos especializados, aunque todavía quedan detalles por cerrar.

El presidente ejecutivo de Astrumfuel, Bjorn Svensvik, visitó la localidad junto a Carmen Sanz y mantuvieron una reunión con representantes municipales. Barajaron otras localizaciones como Cádiz o Alicante. Este último es un enclave importante de residentes noruegos, por lo que parecía una buena opción. Sin embargo, la elección de Llíria sitúa a la capital del Camp de Túria en el mercado noruego, ya que como Civera afirmó a este diario, «cuando se abre un nuevo destino de inversiones, es una puerta a otras empresas noruegas».

La operación se ha consolidado tras seis meses de negociaciones, donde el consistorio echó mano de la experiencia adquirida de Civera como presidente durante un mandato del Consorcio València Interior, que será la entidad que nutra a esta empresa de los plásticos necesarios para la reconversión en combustible.

Reunión entre miembros del ayuntamiento y Astrumfuel, además de la presidenta de la Cámara de Comercio Hispano-Noruega Carmen Sanz

Una delegación noruega visitó la semana pasada las instalaciones del consorcio en Caudete de Las Fuentes. De esa planta de tratamiento y de la de Llíria se aprovecharán las fracciones recuperadas ricas en plásticos que en la actualidad van a vertedero al no tener salida en el mercado. Con ello, el CVI vería reducida la cantidad de residuos que no puede reaprovechar, aumentará su vida útil y dará vida a nuevos productos procedentes de residuos plásticos.

Con la instalación de Astrumfuel, serán tres las empresas que trabajen en Llíria el reciclado de residuos. La compañía argentina AOM trata aceites para darles uso en la industria farmacéutica y alimentaria, mientras que Genia Bioenergy, con el apoyo de Enagás, que anunció la semana pasada que elegía esta ciudad para su industria, convertirá los residuos orgánicos en biogás.

Cada año se generan en el mundo unas 320 millones de toneladas de plásticos, pero solo el 9 % está siendo reciclado. El resto va a vertederos o es incinerado, ambas opciones con un gran impacto medioambiental. De hecho, Civera recordó que el vertedero de Dos Aguas tiene una fecha de caducidad, y en la provincia de València habrá que buscar alternativas para todos los residuos que -por ahora- no se les puede dar una segunda vida.

Restos orgánicos serán biogás para las viviendas

A la inversión millonaria de Astrumfuel y su posterior reconversión de los residuos, se une la compra de terrenos de Genia Bioenergy, junto a Enagás, para asentar también en Llíria la planta que generará biogás de los residuos orgánicos. A partir de bacterias anaerobias, que viven en ausencia de oxígeno, se aplicará sobre residuos orgánicos como purines o podas cubrir las necesidades de 8.500 hogares al año.

Compartir el artículo

stats