El juzgado de lo contencioso administrativo número 2 de Valencia desestima la demanda del Valencia CF contra Riba-roja por el pago de 25 millones de euros.

El Valencia CF demandó al Ayuntamiento de Riba-Roja por incumplimiento contractual al no poder llevar a cabo del PAI acordado y el Contencioso Administrativo ha tumbado ese argumento, ya que la sentencia viene a confirmar que el ayuntamiento sí cumplió su parte pero el proyecto urbanístico no pudo llevarse a cabo porque no se cumplían con las características técnicas que exigía la construcción de viviendas y la zona deportiva. En este sentido, la reclamación de los 25.117.846 millones de euros que el club reclamaba al consistorio para que le fueran devueltos, queda ahora desestimada por la justicia. 

La sentencia puede ser recurrida aunque el alcalde Robert Raga ha invitado al club a que no lo haga debido a la “contundencia” de la sentencia, y pidió que el Valencia CF “aparque este asunto” porque, además, por estos terrenos el club ha ingresado 140 millones de euros solo en plusvalías.

Para el equipo de gobierno de Riba-roja, esta operación urbanística rubricada entre el Valencia CF, el ayuntamiento de la localidad dirigido por el PP con Tarazona al frente y con el conseller Blasco en la Generalitat, fue “un pelotazo urbanístico” que quería darse a costa del paraje natural de Porxinos junto al Parque Natural del Turia. Los 25 millones que el VCF adelantó y ahora reclama, podrían llevarse al Tribunal Superior de Justicia y posiblemente después al Supremo vía recurso de Casación, “pero con buen criterio el VCF debería resolver este problema y dejar de judicializar una cuestión que está ya sentenciada: ganó 140 millones de euros en plusvalías por un pelotazo urbanístico”, ha zanjado Raga.

El VCF se comprometió a abonar al consistorio de El Camp del Túria, a cambio de que éste permitiera la construcción de la nueva ciudad deportiva del club. El abono de esta cantidad se pactó en el acuerdo suscrito a tres bandas entre el Valencia CF, el Ayuntamiento de Riba-roja y la empresa Litoral del Este SL, el agente urbanizador responsable de ejecutar el programa de actuación integrada (PAI) Masía de Porxinos, que incluía la construcción de 2.440 viviendas, incluido 1.023 chalés de lujo.