Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A la conquista de cumbres y derechos

Una pareja de escaladores reivindica los derechos LGTBIQ+ en las cimas del mundo

Igualdad en lo más alto

Igualdad en lo más alto

La aventura se vive desde la cuna. Jaume Peiró tiene 20 años, nació y creció en La Pobla de Vallbona y su familia formaba parte de un Club de Montaña donde él no tardo en inscribirse. A los 15 años ya competía en escalada. Algo similar a Álex Gonzalez, madrileño de 18 años cuyas actividades extraescolares se llevaban a cabo en rocódromos. Por eso no es de extrañar que cuando se conocieron, buena parte de su relación ya estaba afianzada, al menos la que tenía que ver con hacer cumbres. De su unión y de su pasión nació el proyecto Couple Climbers: llevar la reivindicación de los derechos LGTBIQ+ a los picos más altos del planeta.

Igualdad en lo más alto

El último hito conseguido ha sido en Perú. La expedición ha durado seis semanas para abrir una vía nueva vía en Chaupi Huanca, en la quebrada de Rurec. Este nuevo camino para los escaladores lo han llamado «Big Fighter» (Gran luchador), en conmemoración a los niños y niñas que tienen cáncer, como es el caso del hermano pequeño de Álex. El trabajo para abrir estaba vía de 750 metros duró cuatro días y tres noches, que durmieron colgando, para conectar con la cumbre, una hazaña que antes intentó un grupo de Argentina y otro de Ecuador y no lograron acometer. «Queríamos dedicárselo al hermano de Álex, que ha superado un cáncer y dos meningitis. Se mantiene fuerte, es un gran deportista y está animado», explica Jaume a este diario con el ruido de fondo de un tren que asciende al Machu Picchu.

Para llegar hasta este punto, a más de 5.000 metros de altitud, se necesita invertir varias semanas de aclimatación. Por eso el campamento base lo establecieron en Hatun Machay, a 4.500 metros de altitud, desde donde hicieron otras expediciones para entrenarse hasta dedicarse a abrir la vía del Big Fighter.

«Ha sido el trabajo físico y psicológico más importante de nuestra carrera, el que nos llena de más orgullo», afirma Jaume. «Uno de los objetivos cuando creamos Couple Climbers era poder dar visibilidad al colectivo LGTBIQ+ en el deporte. No hay referentes, no los hemos tenido y son necesarios, no todo el mundo puede vivir una relación con naturalidad», lamenta el escalador valenciano.

Ahora, esta pareja se consolida a pasos agigantados en las redes sociales como creadores de contenidos para marcas que busquen tener ese valor añadido del apoyo a la diversidad. «Hacemos un llamamiento para que las compañías que apuesten por un futuro más igualitario trabajen con nosotros y apoyen nuestros proyectos», explica Jaume.

Esos proyectos les han llevado a Francia, Italia, Patagonia, Jordania, México, Marruecos, EE.UU o Canadá. El año pasado completaron la Integral de Peuterey, la arista más larga de Europa, con cumbre en el Montblanc.

Compartir el artículo

stats