La belleza que llega después de la tormenta no encuentra rival. Un precioso e insólito doble arcoíris ha enmarcado a La Pobla de Vallbona después de que la lluvia dejara su impronta en las calles de la localidad.