Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nàquera avisa del peligro de jabalíes por su cercanía a las urbanizaciones

El último accidente se produjo ayer aunque no hubo que lamentar daños personales

El jabalí atropellado ayer en la CV-315. | LEVANTE-EMV

Los residentes en Nàquera ayer no cabían en su sorpresa al pasar por la carretera que une esta localidad con Massamagrell. En la cuneta, pasando el carril bici, yacía un jabalí de grandes dimensiones que había sido atropellado por la noche. El animal colisionó con un vehículo y salió disparado al arcén, sin causar daños personales ni a ningún vehículo, ya que ayer en el consistorio no había constancia de ninguna queja ni reclamación.

Sin embargo, este desdichado animal no ha sido el único que ha corrido la misma suerte. La semana pasada se produjeron otros dos accidentes en la vía que une Nàquera con Bétera y de ellos sí que tuvieron constancia las autoridades locales. Por eso, y ante el repunte de casos que se está produciendo recientemente, el alcalde Damián Ibáñez advierte a la población de la presencia de estos saínos en las carreteras cercanas a la Calderona. «Están bajando del monte, algo que antes no pasaba, se iban hacia el norte, hacia la sierra, pero ahora están bajando a las urbanizaciones», señaló a este diario el primer edil.

Por eso, hasta que se decida si hay que tomar acciones o no, Ibáñez pidió que los residentes circularan con precaución, respetando la limitación de velocidad porque es la única manera de evitar una desgracia. «Con lo que pesan, chocar contra ellos es hacerlo contra una roca», avisó.

Ayer se dio parte a la Guardia Civil, quien realiza los estudios y analiza si hay una colonia próxima a alguna de las urbanizaciones de Nàquera. El cuerpo decidirá si contactan o no con la sociedad de cazadores, que serían los encargados de reducir las colonias que se hayan asentado cerca de núcleos urbanos. «Avisamos cuando las quejas de la gente nos advierten de los daños provocados. No solo por el peligro en las vías, si no también por los daños que estos animales causan en campos agrícolas y jardines», explicó Ibáñez.

Las urbanizaciones más afectadas son Bonanza, Monteamor, San Miguel y El Paraíso, las más próximas a la zona forestal de la Calderona. Por su lado, la conselleria de Agricultura está preparando una orden para controlar la superpoblación de algunas especies. Actualmente está en tramitación a la espera del informe del Consell Jurídic Consultiu.

Compartir el artículo

stats