Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La masificación de un instituto de Bétera lleva las clases a la cafetería y al pasillo

CSIF exige a Educación y al ayuntamiento la remodelación del IES Les Alfàbegues «con la máxima celeridad». Educación asegura que ocupar estos espacios forma parte del protocolo contra la covid

Según Csif, los estudiantes atienden a sus clases en la cafetería, reconvertida para impartir clases

El sindicato CSIF denunció ayer la «masificación» del IES Les Alfàbegues, en Bétera. No es una queja nueva; más bien, es histórica, ya que desde hace años este instituto acoge a cerca de 1.300 alumnos y alumnas cuando su aforo está previsto para 600. Sin embargo, y dada la situación actual de pandemia, la masificación lleva al centro a ocupar todos los espacios para cumplir con las medidas de seguridad contra la covid-19. Según el sindicato «todos los espacios actuales del instituto están dedicados a las aulas, pese a que algunos no tienen las condiciones mínimas para impartir clase, como la cafetería o los finales de pasillo». Por eso, el sindicato de la enseñanza exige a la Conselleria de Educación y al Ayuntamiento de Bétera «celeridad» para abordar la remodelación del centro y la construcción del nuevo instituto, ya que hasta aquí se desplazan alumnos de Bétera, Serra y Nàquera. En total, 29 unidades de ESO, seis de Bachillerato y catorce ciclos formativos.

Sin embargo, a preguntas de este diario, la Conselleria de Educación aseguró que la ocupación de estas zonas habitualmente destinadas a otros usos «es algo previsto en las instrucciones para la organización y el funcionamiento» de los centros que imparten ESO y Bachillerato durante este curso. Precisamente, ese uso indiscriminado de espacios se hace para que la educación del alumnado sea «presencial total» y para «garantizar la presencialidad de todos los grupos manteniendo la distancia de seguridad de 1,2 metros». Además, aseguraron que Inspección Educativa habló ayer mismo con la directiva del centro y confirmaron que se cumplía con el protocolo vigente.

Esta situación, sumada a las «deficientes instalaciones» del centro, donde la última reforma se llevó a cabo en 1993, llevó al sindicato a enviar una misiva a conselleria para que se agilicen las obras. Sin embargo, en Educación aclararon ayer que esta remodelación se delegó al Ayuntamiento de Bétera el 14 de octubre. En la Generalitat se han reservado los fondos para los obras para que el consistorio pueda comenzar a preparar la licitación de la redacción del proyecto para poder sacar a concurso las obras.

Compartir el artículo

stats