El Ayuntamiento de Riba-roja, a través de la concejalía de Políticas Inclusivas, Derechos Sociales y Mayores, pondrá en marcha un servicio específico de atención para ayudar a las personas mayores a realizar trámites administrativos digitales. Este servicio nace con el objetivo de hacer más amigable la Administración Local y sus gestiones a un segmento de población que presenta mayores dificultades en el manejo de internet, a pesar de ser el que más esfuerzos está realizando para adaptarse al nuevo contexto digital. “Con esta iniciativa queremos ayudar a las personas mayores, sobre todo, en lo relacionado con rellenar y presentar instancias por registro de entrada o por sede electrónica y también en el resto de gestiones digitales, ya que es una parte de la población que sufre directamente la brecha digital”, ha destacado la concejala del área, Lola Verdeguer.

Para acceder a este servicio se deberá solicitar una cita previa a través del teléfono de Servicios Sociales (961653147) en horario de 9 a 15 horas y de 16:30 a 19:00h de lunes a jueves y sólo hasta las 14 horas los viernes. La atención de las personas solicitantes se realizará de manera presencial en las dependencias municipales de la calle Santander, nº4.

La Botaia. R.C.T.

Además y durante el mes de diciembre, el Ayuntamiento de Riba-roja ya puso a disposición de las personas con dificultades en el manejo de internet, de móviles inteligentes o sin acceso a la tecnología los puntos de atención personal, fijos y móviles, para la obtención del pasaporte COVID. De este modo, se ha ayudado a 63 personas a disponer de su certificado para acceder a los lugares controlados y previstos en la normativa COVID. De estas 63, 58 requirieron la impresión del certificado o su descarga y cinco la resolución de dudas.

Pandemia y proceso de digitalización

El proceso de digitalización se ha acelerado de manera significativa en estos dos últimos años con la llegada de la pandemia y el confinamiento, hechos que han obligado a los ciudadanos a relacionarse de un modo más telemático con las administraciones. En este sentido, el mundo digital en muchos casos ha supuesto una serie de ventajas como el teletrabajo, pero también dificultades para quienes no dominan sus códigos o no tienen acceso a la tecnología. Por ello, las instituciones trabajan para ofrecer a los ciudadanos acciones de formación e información cuya finalidad es que determinados colectivos no se queden atrapados en la denominada brecha digital. “Durante este tiempo hemos podido constatar los problemas que los mayores sufren para gestionar las ventajas que ofrece el mundo digital. Algunos han aprendido su manejo y ya se mueven con naturalidad en Internet, pero otros siguen presentando problemas", ha explicado Verdeguer.