El Ayuntamiento de Riba-roja invertirá 5.123.058 de euros hasta 2024 para financiar programas sociales que estén actualmente en marcha y futuros que se desarrollen con la prioridad de aquellos que se dirijan a la atención de la infancia y adolescencia, los mayores y la salud mental.

Esta inversión se enmarca en un convenio plurianual entre vicepresidencia y conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria denominado Contrato Programa. A través de él, la administración autonómica financia tanto la contratación de los equipos de servicios sociales municipales como los propios servicios que se desarrollan en el municipio durante el periodo del 2021 al 2024.

Con este Contrato Programa, el Ayuntamiento de Riba-roja recibirá de la Generalitat más de 5 millones de euros, a razón de casi 1,5 millones de euros cada año hasta 2024, lo que implica cerca de 2 veces más de lo que recibía el consistorio en 2015.

“Hasta ahora ese montante dependía de subvenciones nominativas anuales, con lo que era imposible planificar los servicios y dotar de estabilidad al sistema de atención más básico, pero con este convenio se da un cambio de modelo muy ambicioso”, ha manifestado el alcalde de Riba-roja, Robert Raga.

En este sentido, Raga ha destacado que “el Contrato Programa implica transformaciones de gran calado debido no sólo al importante incremento de profesionales que facilita, lo que además ayuda a reducir ratios, sino también a la cantidad de medios materiales, adecuaciones en dependencias municipales y adaptaciones orgánicas y funcionales de los servicios que proporciona para ajustarse al modelo autonómico”.

Con el Contrato Programa, se posibilita ampliar la plantilla de profesionales del departamento de Políticas Inclusivas, Derechos Sociales y Mayores del municipio, con nuevas contrataciones, unas 12 personas más aproximadamente, entre las que destacan psicólogos/as, técnicos/as de atención social, asesores/as jurídicos y personal administrativo. Esto supone reducir los ratios y revertirá en una mejor atención de los/as usuarios/as, y se garantizará la accesibilidad al sistema de toda la ciudadanía y no sólo de los colectivos más vulnerables.

Además, el modelo de atención en los Servicios Sociales cambia y pasa del sistema antiguo por el que cada área tenía un técnico especializado a uno nuevo basado en un personal técnico transversal formado en todas las áreas. De este modo, la atención se centraliza en la persona y su problemática y cualquier trabajador social puede ayudarle y gestionarle todas las necesidades que plantee desde asuntos relacionados con la infancia, mayores, discapacidad, vulnerabilidad económica, entre otros.

Finalmente, el convenio financiará los programas sociales que están en marcha en Riba-roja y lo que se creen nuevos, sobre todo, relacionados con el refuerzo de la atención a la infancia y adolescencia, la atención específica para las personas crónicas con problemas de salud mental y nuevos servicios dirigidos a las personas mayores, que se gestará a lo largo del año 2022.