Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los Fadrins de Riba-roja impiden la entrada de mujeres en la organización de las fiestas

La votación deja en minoría a los fadrins que sí quieren que las jóvenes participen

Foto de archivo de los Fadrins de 2020 de Riba-roja de Túria. | AYUNTAMIENTO DE RIBA-ROJA

Bajo la alfombra de la tradición a menudo se cobijan demasiados argumentos. Es el caso de las fiestas de los Fadrins de Riba-roja de Túria, ámpliamente conocida en toda la comarca por la gran organización de eventos festivos que acarrea. Está compuesta de forma histórica únicamente por hombres, aquellos que volvían a casa tras hacer la mili y celebraban su regreso. La formación militar terminó de forma oficial en 2001 pero la tradición de que solo hombres organicen los festejos se mantiene. Y no está exenta de críticas y cuestionamientos, porque además de que se trata de una circunstancia poco entendible en 2022, cuentan con fondos municipales para celebrar la fiesta.

Este año, un grupo de chicas de entre 22 y 24 años solicitaron a la cuadrilla de Fadrins que organizarán las fiestas en 2024 (siempre se constituyen dos años antes de ser los anfitriones) la entrada en la organización. La respuesta fue no. Así lo decidieron por mayoría la treintena de jóvenes (menos de una decena votaron que sí) al ser preguntados sobre si estarían o no a favor de aceptar a sus amigas en la organización. Según ha podido saber este diario, una de ellas fue personalmente a hablar con ellos y a exponerles los motivos por los que querían tomar parte activa en la fiesta, y aunque hubo una facción de jóvenes que sí quería que ellas participaran, la gran mayoría no estaba de acuerdo porque hay que preservar «la tradición», pese a que las chicas mostraron su intención de hacer estas fiestas igualitarias e inclusivas.

El presidente de los Fadrins de 2024 confirma que esa votación se produjo y como representante de la treintena de festeros, debe respetar la opinión de la mayoría. Sin embargo, en términos personales, Óscar Calabuig asegura que por su parte «no habría problema» porque «son amigas», pero entre el resto de miembros hay muchos que se niegan al considerar que se debe mantener la historia festiva tal como se creó.

Lo cierto es que Calabuig, que ronda la veintena, no conoce ningún precedente en el municipio de que hayan participado mujeres en esta fiesta. Tampoco Saúl Olmos, presidente de los Fadrins de este año, quien tiene la misma postura que Calabuig: no tiene ningún reparo en que las mujeres entren. Sin embargo, aunque de uno a uno esta sea la opinión más sólida, el efecto grupo lleva a los festeros a votar por el no. «Es un debate que se genera cada año, aunque hay veces que sí que hay chicas dispuestas a entrar y otros que ni se molestan en preguntar porque saben lo que saldrá», señala Olmos.

Uno de los argumentos que los Fadrins esgrimieron para vetar la entrada de chicas este año fue que ellas tienen su propia fiesta, Las Dolorosas, compuesta únicamente por mujeres. Sin embargo, las fuentes consultadas aseguran que hace años que esta fiesta se extinguió y poco o nada tenía que ver con los Fadrins: era una celebración puramente religiosa con actos litúrgicos. Los Fadrins organizan fiestas y actividades de ocio durante todo el año, en instalaciones municipales que el consistorio les cede.

El consistorio, a favor

En este sentido, las jóvenes que este año se han movilizado para entrar en la junta directiva tuvieron una reunión con el alcalde, Robert Raga, y la concejala de Fiestas, Ana Cristina Folgado. Ambos les mostraron su apoyo pero como también ha señalado Raga a este diario, «hacemos lo posible porque las mujeres entren a formar parte de la organización, pero respetamos las decisiones que tome la junta, que es una asociación privada».

Los esfuerzos de las jóvenes parece que aún son en balde, pese a que la sociedad se dirige en todos los ámbitos y sentidos hacia la igualdad plena e inclusión de las mujeres en cualquier sector o circunstancia. Parece que en el festivo todavía no.

Benaguasil, Casinos y la Pobla, quintos y festeros siempre mixtos

Las fiestas de Fadrins de Riba-roja son de las pocas que se siguen celebrando de forma segregada, excluyendo en ellas a la mitad de la población. En Semana Santa fue polémica la decisión de la Cofradía del Cristo de la Sang de Sagunt porque casi el 70 % de los hombres votaron en contra de que las mujeres formaran parte, lo que generó un gran revuelo en la opinión pública. Sin embargo, en estas fiestas de gente que ronda la veintena, resulta llamativo que se mantenga esa exclusión. De hecho, en los municipios de alrededor los quintos que se celebran son mixtos: en la Pobla de Vallbona, chicos y chicas se atavían con el uniforme militar para celebrar San Sebastián; en Benaguasil, los Lluisos y las Festeras comparten celebración de la Virgen de Montiel y de San Luis de Gonzaga en septiembre y en Casinos, los quintos y quintas de 18 años festejan y portan a Santa Bárbara.

Compartir el artículo

stats