El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha creado una comisión municipal sobre eficiencia energética con el objetivo de poner en funcionamiento las medidas contenidas en el decreto del gobierno sobre ahorro y reducción de la dependencia del gas natural. Esta mesa de trabajo municipal estará presidida por el alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga; el concejal de Medio Ambiente, José Luis Ramos; y, por último, tres ingenieros municipales.

El equipo de gobierno de Riba-roja de Túria ha anunciado medidas concretas que permitirán, según las primeras previsiones, un ahorro notable en el gasto en energía eléctrica durante los próximos meses a través de sensores y reductores que se instalarán en el alumbrado público. Además, se llevarán a cabo otras iniciativas enfocadas a reducir, también, el gasto energético en los edificios e instalaciones de titularidad pública.

Comisión municipal encabezada por el alcalde Raga. L-EMV

Las medidas municipales abarcan diversos principios de sostenibilidad económica al amparo del real decreto-ley 14/2022 que ha entrado en vigor este miércoles y que se centran, además, en el ámbito del transporte, en materia de becas y en ayudas al estudio, así como medidas de ahorro, eficiencia energética y de reducción de la dependencia energética sobre el gas natural, tras las últimas previsiones que anuncian problemas de abastecimiento del mercado ruso.

Por ello, el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria instalará diversos sensores en el alumbrado público del término municipal de tal forma que las luces sólo se conectarán cuando no exista luz solar y se apagarán con la existencia de la energía solar ya que en la actualidad funcionan a través de un sistema de reloj horario, es decir, se conecta y se apaga a una hora determinada y fijada previamente, sin tener en cuenta la luz solar. Así, se pretende un ahorro de la energía tanto en todas las estaciones del año. Este sistema afectará a los polígonos industriales de Riba-roja de Túria que aglutinan, actualmente, más de 2.000 empresas, el casco urbano y las diversas áreas residenciales.

El real decreto del Gobierno de España contempla, además, medidas de ahorro energético como la limitación del aire acondicionado en verano con un máximo de 27 grados de temperatura y, por otra parte, con 19 grados en invierno, tanto en el ámbito comercial como en los edificios públicos. Estas medidas se completan con la obligación de apagar los escaparates y todos los edificios de titularidad municipal a partir de las 22 horas.

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria instalará, por su parte, sistemas automáticos en todos los edificios e instalaciones municipales que permitirán cumplir, de forma escrupulosa, las medidas de ahorro energético con limitadores de temperatura tanto en invierno con un máximo de 19 grados en la calefacción central, así como en invierno con los 27 grados de temperatura en los sistemas de refrigeración municipal. Además, se instalarán termómetros en los despachos y en las diversas estancias de los edificios municipales que informarán en cada momento de la temperatura en tiempo real, tanto en invierno como en verano.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha subrayado “el compromiso que este equipo de gobierno ha demostrado desde hace años con las medias de ahorro energético como forma de aumentar el respeto hacia nuestro medio ambiente y, también, para cumplir todas las medidas y los parámetros contenidos en los pactos de alcaldes y los compromisos de reducción de las emisiones de dióxido de carbono, además, de los diversos planes firmados y rubricados en este ámbito”.