Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una mujer de l'Eliana pierde su plaza en la escuela deportiva municipal por no tener años cotizados

Compromís pide en el pleno revisar la normativa para no excluir a mujeres que no estén en el régimen de jubilación y piden bajar el mínimo de edad a los 60 años

Polideportivo municipal de l'Eliana

Un hecho anecdótico puede ayudar a corregir inercias. Algo así es lo que ha sucedido en l'Eliana con el caso de Remedios Rambla, una mujer de 63 años que participaba en las clases municipales de mantenimiento físico para la "tercera edad" y cuya plaza le fue retirada cuando la empresa gestora del servicio verificó que no estaba prejubilada ni jubilada. El término "tercera edad" es el empleado por esta entidad, en base a los pliegos técnicos realizados en el ayuntamiento, con el que se interpreta que los usuarios de estos servicios deben estar ya fuera del mercado laboral y tener 65 años, una circunstancia que discrimina a las mujeres que han dedicado su vida a los cuidados y trabajo doméstico, que no está regulado. Esos requisitos para acceder a las actividades municipales no están por escrito, pero es una interpretación que la gestora hace de ese concepto y un filtro que Compromís solicita cambiar revisando toda la normativa municipal.

La moción que se va a presentar en el pleno del jueves busca "revisar y adaptar las ordenanzas de los Servicios Municipales para la ciudadanía, en especial la del Servicio Deportivo Municipal, para evitar cualquier tipo de discriminación entre mujeres y hombres, adaptando los conceptos a aquellos que favorezcan la igualdad en el acceso a los servicios, como puede ser la edad de las personas".

En Compromís, la concejala Isabel Montaner sostiene que exigir que una mujer esté jubilada o prejubilada es, en muchas ocasiones, una quimera. Si además debe tener 65 años cumplidos, las aspirantes a una de estas plazas se van reduciendo progresivamente respecto a los hombres que con total probabilidad sí gozarán de una jubilación. Por eso, piden que la edad sea un parámetro objetivo para acceder o no a estas clases y que se establezca en los 60 años, la edad en que la OMS recomienda comenzar a hacer deporte para tener un envejecimiento activo.

Remedios Rambla asistió a estas clases antes de la pandemia sin ningún tipo de problema, al ser otra empresa la gestora de este servicio. Sin embargo, tras la covid-19 se suspendieron las actividades y al volverlas a convocar para el curso 2021-2022, el consistorio se puso en contacto con ella para ver si seguía interesada en asistir. "Yo había ido con mi marido siempre, y volví a ir. Ni tengo una jubilación ni he cumplido aún los 65, pero no había habido ningún problema hasta que fui a consultar los horarios de unas clases y me dijeron que me habían estado buscando para decirme que me habían quitado la plaza y se la habían dado a otra persona por no cumplir con los requisitos", explica a este diario.

Dos cursos yendo a clase

A Remedios no le importó por ella misma, pero solicitó una reunión con la concejala, Concha Montaner, para que conociera esta situación que a su parecer era discriminatoria. Finalmente intervino en un pleno, tras lo cual se reunión con el alcalde, Salva Torrent, y la edil, para explicar lo sucedido y le invitaron a volver a las clases, aduciendo a que se trataba de un error por parte de la gestora. Ella ha vuelto a ir, pero asegura "que se siguen aplicando los criterios de la jubilación y la edad para aceptar a otras mujeres, pese a que no está especificado en la normativa como tal", lamenta. Quiere visibilizar su caso para que no haya otras personas perjudicadas por esta cláusula que califica de "discriminatoria".

La concejala delegada de Deportes, Concha Montaner, asegura que están abiertos a estudiar esta moción y poder revisar la edad de participación en estas actividades que, a su juicio, tal vez sea excesiva.

De hecho, ha explicado que en el consistorio están trabajando en la organización de actividades deportivas para personas a las que un médico haya recomendado asistir. "Es un programa para personas con problemas de salud que si el médico recomienda hacer deporte, podrán acceder a estas clases de mantenimiento municipales siempre que tengan más de 55 años", señala Montaner.

Compartir el artículo

stats