Una decena de inversiones previstas en el Camp de Túria y las comarcas del interior Valenciano permanecen en las Presupuestos la Generalitat para 2023. Son grandes proyectos que se alargan a través de los ejercicios, pero no hay demasiadas novedades: no se ha incluido ninguna otra gran inversión en la comarca, a excepción de la construcción de la Ronda Oest de Vilamarxant, el proyecto más ambicioso y con más capital de todos los previstos. Se hará a través de un convenio con el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana y asciende a 12,8 millones en total, aunque en 2023 se invertirán ya 4,4 millones en las obras.

Las otras dos grandes inversiones llevan al menos dos ejercicios liderando el ranking de inversiones. Se trata del Palacio de Justicia de Llíria, una nueva sede para los juzgados de la capital comarcal que se encuentran distribuidos por toda la ciudad y que se eleva a 16,5 millones. Las obras, que comenzaron en verano, se prevé que terminen en 2024, cuando entre en funcionamiento el servicio. Para este próximo año la inversión asciende a 9 millones, mientras que en 2024 se terminarán, según los cálculos de Justicia, con 7,4 millones.

La otra gran infraestructura de la comarca está prevista en Riba-roja de Túria con su nuevo centro de salud que se construirá en los antiguos terrenos del PAI Pacadar, que compró el ayuntamiento por 4,5 millones. Allí, la Generalitat invertirá 6,4 millones en total, dos de ellos este próximo año con la previsión de que terminen las obras en 2025.

Una tercera gran partida irá a parar a Requena. En concreto, a la reforma integral del centro de salud por 7,2 millones para los próximos tres años, aunque en la primera fase solo se invertirán 600.000 euros. En esta localidad también se prevé reformar el Hospital de Requena a través de obras varias donde se invertirán 600.000 euros en 2023.

En carreteras, inversiones permanentes

Otras partidas también parece que están fijas en las cuentas de la Generalitat: el acondicionamiento de la CV-35 entre Tuéjar, Titaguas y Aras de los Olmos, durante 14 kilómetros (4,3 millones el año que viene) y la mejora de la seguridad vial en la CV-50 a la altura de Benaguasil, con 40.000 euros. Ambas figuraban en las cuentas del año pasado, por lo que las obras de mejora continúan en este próximo ejercicio.

También se mantiene la ampliación del centro de salud de Buñol, una reivindicación histórica por parte de los movimientos sociales de la comarca de la Hoya que ve cómo, poco a poco, se va cumpliendo. En 2023 se invertirá 1 millón de euros. Aunque la aspiración era repetir el modelo Villena, que funciona como un hospital tutelado, la Generalitat decidió ampliar el ambulatorio con muchas más especialidades, pero no con entidad propia de hospital, para lo que tendrán que seguir desplazándose hasta Manises.

La mejoraen la red de captación y transporte de agua de la Comunidad de Regantes de Llíria, ahora desde la Toma VII del Car, se presupuesta con 819.000 euros, algo menos que en el ejercico anterior, y como en 2022, el acondicionamiento de la galería del manantial de la Mina de la Comunidad de Regantes en Cheste-Chiva (439.000 euros) y la modernización de Regadíos de la Comunidad de Regantes El Palmeral de Pedralba (1,1 millones) también figuran de nuevo en las cuentas.

Novedades: drenajes en la Pobla y colectores en Llíria

Además de la ronda oeste de Vilamarxant, otras dos novedades en los presupuestos son una buena noticia para el Camp de Túria. Por un lado, la reforma del centro de salud de Llíria por 1,4 millones, y por otro, la mejora de los drenajes en varias urbanizaciones de la Pobla de Vallbona, otra de las demandas municipales más extendidas. Se invertirán 1,9 millones durante tres años, aunque solo 10.000 euros en 2023: se espera que sea en los dos siguientes años cuando se produzca el mayor desembolso.

Mientras, en Llíria se hará la última inversión por 30.000 euros para la construcción de colectores en el municipio, mientras que en Godelleta se llevará a cabo el encauzamiento del barranco en las urbanizaciones del municipio por valor de 1,2 millones. Se trata de una ora que, como en la Pobla, la inversión será simbólica el próximo ejercicio y el Consell fía la cuantía más grande en los próximos años. Precisamente en Godelleta se pretende también abastecer de agua a este municipio y a Turis desde la Sierra del Ave, con una infraestructura en la que se invertirá, en total, 2 millones de euros.

Inversiones culturales en el interior

En Cultura se van a destinar 120.000 euros para el centro de dinamización cultural del Rincón de Ademuz, mientras que habrá dos obras que mejoren la accesibilidad a dos enclaves turísticos de la provincia de València. Por un lado, se pretende rehabilitar el Castillo de Chirel, un enclave único en Cofrentes con vistas privilegiadas al embalse, aunque solo se destinarán 18.000 euros este próximo año. Además, se va a acondicionar el camino rural de Vadocañas en Venta del Moro (251.000 euros), que conduce al puente del mismo nombre que une la Comunitat Valenciana con Castilla -La Mancha y que atrae a numerosos visitantes cada fin de semana.

Las reformas hídricas, las más abundantes

Son las inversiones más numerosas por valores no demasiado elevados. Así, el goteo de reformas es incesante: un colector de saneamiento en Chelva, en la Cuesta Clara (260.000 euros), un depósito de agua potable así como la mejora de la distribución de agua en Ademuz por 624.000 euros, la conexión de Chiva, Cheste y Godelleta a la red de distribución de agua del área metropolitana por 184.000 euros y en Camporrobles, la renovación del abastecimiento de agua potable desde el depósito de Bicuerca a las redes urbanas. Se hará con un presupueto total de 80.000 euros.