Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Loriguilla recupera unas danzas locales perdidas hace más de 150 años

La localidad de Camp de Túria tuvo su propia jota que cayó en el olvido, y ahora vuelve a bailarse con los brazos bajos y sin castañuelas

Un momento durante la actuación del sábado por la tarde. | JORGE GIL

Loriguilla ha recuperado, tras la pandemia, la interpretación de su jota ancestral, y por fin la ha podido mostrar al público con una actuación interpretada por el Grupo de Danzas del municipio el pasado sábado en el teatro de la localidad del Camp de Túria.

Las participantes se realizan una fotografía tras el acto. | JORGE GIL

El proyecto de recuperación de esta tradición empezó en 2019 gracias a Fermín Pardo, experto en música tradicional valenciana, y a Alfonso Polo, actual concejal de Sanidad, pero que por aquel entonces era edil de Cultura. «Muchos pueblos tienen su propia jota, y no me resignaba a pensar que Loriguilla no tuviera una que hubiera perdurado en la memoria, aunque sí sabía que había algún vecino que en cualquier celebración se arrancaba a cantar alguna», comenta Polo.

La actuación del sábado tuvo como objetivo enseñar a toda la población la manera tradicional y original de bailar la jota. Además, también se quiere fomentar que la gente aprenda los pasos de manera didáctica y resulte divertido y gratificante recordar la historia del municipio. Aunque, no de cualquier manera, ya que se ha querido recrear en su totalidad y de manera clásica los pasos que se hacían mediados del siglo XIX hasta los años 60 del siglo XX.

Además, perduran las tradiciones porque «en nuestro caso, la bailamos con los brazos bajos y sin castañuela», cuenta Ana Ibáñez, presidenta del Grupo de Danzas de Loriguilla.

Un parón por la pandemia

En concreto, en abril del 2020 se iba a realizar el mismo acto, pero tuvo que ser cancelado a causa de la pandemia por coronavirus y el confinamiento. «Aún mantengo los detalles que se iban a dar en esa gala y que por fin van a ser entregados a modo de recuerdo por esa época», explica Carlos Rodado, alcalde de Loriguilla a Levante-EMV.

Sin embargo, ahora sí que se ha podido recuperar y si el proyecto continúa adelante «se quiere proponer como bien inmaterial y patrimonio cultural dentro de las Naciones Unidas» continúa Rodado.

Un homenaje especial

Uno de los momentos más emotivos fue el homenaje a Fermín Pardo, quien recuperó los archivos musicales y de baile al principio de este proceso, para que la tradición no se extinguiera.

Algunos como Alfonso Polo agradecen su gran esfuerzo y dedicación: «He de reconocer que desconocía el inmenso trabajo de Don Fermín por restaurar numerosos bailes que de seguro habrían dejado de interpretarse».

Gracias a Fermín Pardo el proyecto por recuperar la jota en la población de Loriguilla tomó el camino correcto y decisivo de seguir adelante, para tener presente el pasado de la localidad.

Un repertorio valenciano

Durante el acto ha habido gran variedad de actuaciones, algunas con niños y otras con adultos. Entre el repertorio que se ha enseñado durante la celebración está la tradicional canción ‘Fandango de Cortes de Pallàs’ o el ‘Cant de Bressol’, y algunos de los vecinos se han arrancado con albaes típicas compuestas por ellos mismos.

Compartir el artículo

stats